Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 100.000 avisos en Francia por 'piratería'

"Cuidado, su acceso a Internet ha sido utilizado para cometer hechos (...) que pueden suponer una infracción penal". Con esta frase arranca el primer correo electrónico de aviso que han recibido ya más de 100.000 internautas en Francia, a los que se les reprocha la descarga no autorizada de contenidos multimedia sujetos a derechos de autor en la Red. Desde su puesta en funcionamiento el pasado mes de octubre, la autoridad administrativa encargada de luchar contra la "piratería" (Hadopi), ha enviado una media de 2.000 advertencias diarias. Se trata de la primera etapa del mecanismo de respuesta gradual adoptado por Francia, que amenaza a los reincidentes con el corte de la conexión a Internet durante un periodo máximo de un año.

Estas cifras se quedan a años luz de las cerca de 70.000 demandas diarias que el organismo recibe por parte de las sociedades protectoras de los derechos de autor del mundo de la música y del cine. "No estamos aquí para transformar integralmente todas las denuncias (...) en advertencias destinadas a millones de internautas", se defendían en una tribuna publicada en el diario Le Monde de ayer los tres magistrados de la comisión de protección de derechos de Hadopi, el núcleo duro de la organización, a quienes reprochan su falta de ritmo. "La comisión (...) no es un radar automático". Su papel, añade, "es esencialmente pedagógico".

Todavía en fase de rodaje, la Hadopi fue creada, tras años de debate, a principios de 2010, aunque no envió sus primeros correos hasta hace tres meses. En enero comenzará la segunda fase, en la que se enviará un segundo correo a los reincidentes, acompañado de una carta certificada.

Según relata Le Figaro, la Hadopi ya tiene controlados a cientos de infractores de este tipo. Es la última oportunidad de la que dispone el internauta antes de la tercera etapa, en la que el comité ya traspasa el caso a la justicia, que puede decidir imponer una multa o cortar la conexión a Internet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de diciembre de 2010