Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La propiedad intelectual, a debate

Detenidos dos propietarios de webs de enlaces

En plena resaca política y cibernética por la derrota de la ley Sinde, ayer se supo que la policía ha detenido en las últimas semanas a los dueños de dos páginas webs de descargas de estrenos cinematográficos como presuntos responsables de un delito contra la propiedad intelectual, en su modalidad de piratería cinematográfica. La policía, que efectúo la última detención el lunes pasado, asegura que ambos dirigían "los principales grupos de screeners (graban películas de estreno en las salas para colgarlas inmediatamente en la Red) de Andalucía y la Comunidad Valenciana".

La operación ha sido posible tras una denuncia de la Federación para la Protección de la Propiedad Intelectual (FAP) y ha supuesto el cierre de siete páginas: dos de descargas directas y cinco relacionadas con ellas.

Durante 2010 habrían copiado y difundido más de 100 películas que se habrían descargado en 2,5 millones de ocasiones, "lo que les habría reportado importantes beneficios a través de publicidad". No obstante, las fuentes consultadas no han podido precisar la cuantía del beneficio obtenido los responsables de esas páginas.

En la operación policial han sido desmantelados cuatro laboratorios audiovisuales ubicados en Sevilla y Valencia y arrestados también dos screeners que, en horarios de baja afluencia de público, realizaban las grabaciones en alta definición.

Las grabaciones eran montadas y subidas a un total de seis sitios web en cuestión de horas tras su aparición en las salas comerciales. Las páginas P2P (compartición de contenidos) afectadas son, según fuentes de la investigación: taquilladivx.com (muy activa y popular en el mundillo de las descargas), trackertdx.com, spanishnova.com, supetaquilla.com, divxfinal.com, subdescargas.com y subset.com. Si se intenta conectar con ellas, la página devuelve un mensaje de error. Los detenidos, puestos en libertad tras una larga toma de declaración, han negado cualquier relación con los grupos que grababan las películas en los cines, pese a que colgaban de sus páginas. Con el mismo nombre pero con la terminación org, la descarga sigue siendo posible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 2010