Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La propiedad intelectual, a debate

"Una agresión directa"

Se está dinamitando el derecho moral de los autores, una agresión directa que quiebra el Estado de derecho. Según el artículo 14 de la Ley de Propiedad Intelectual de 1996, los autores tienen derecho al control en la difusión de su obra, un derecho moral, que nada tiene que ver con el dinero y que literalmente se ha arrasado en los últimos tiempos atacando al prestigio de los creadores y a la médula de su oficio. El control de la obra final ha desaparecido, y ahora da igual el esmero, el trabajo de artesano que tiene toda película hecha con cuidado. Nuestra experiencia con Los abrazos rotos fue tremenda. Contemplamos con impotencia cómo la película se difundía gratis, y encima con pésima calidad. Por eso, lo que ha pasado en las últimas horas nos obliga a una nueva estrategia con nuestro nuevo trabajo, La piel que habito. Retrasaremos a otoño su estreno, por primera vez, y como si fuéramos una major americana -que no lo somos- lo haremos a la vez en todo el mundo. Y eso es, para nosotros, un desastre. Pero no nos queda otro remedio. Lo que ha ocurrido es descorazonador, te obliga a desconfiar de todo. Tiene que ver con la crisis política que vivimos, con un partido político que se hunde y con todo el mundo que se queda mirando de brazos cruzados. Nosotros somos creadores, y también somos internautas. Pero alguien olvida que vivimos en un solo mundo, no un mundo virtual y otro real, y que las reglas de convivencia del mundo real también son para la Red, que no es un espacio al margen por muy romántico que pueda parecer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 2010