Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CIENCIA

20 prometedores avances del año 2010

La ciencia es todo menos previsible. Se desconocen sus giros futuros. ¿Una nueva forma de energía? ¿Un material más resistente que el acero? ¿Un nuevo estado de la materia? El imposible no existe. Aquí, 20 grandes pasos adelante. Despuntan tecnologías médicas, artefactos voladores, atrevidos robots...

1. Automoción

El coche volador

No podíamos dejarlo pasar, ya que representa el futuro por excelencia, pero ya está aquí: Terrafugia Transition es el mejor coche volador del mundo, desarrollado por ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Tiene ruedas; uno puede conducir por la autopista, y si la cosa se pone fea (y si hay un aeródromo a mano) puede desplegar sus alas en 30 segundos y volar hasta el próximo aeródromo. El vehículo está hecho de fibra de carbono. Claro que obliga a tener licencia de piloto y al menos 20 horas de vuelo. Necesita 518 metros para despegar y tiene autonomía para 787 kilómetros. A finales de 2011, la compañía Terrafugia empezará la producción a baja escala.

Precio: entre 200.000 y 250.000 dólares.

2. Movilidad

Un exoesqueleto para volver a caminar

Lo hemos visto en multitud de películas de ciencia-ficción: armaduras que potencian las capacidades del individuo. Iron Man está aún muy lejos, pero una compañía de Berkeley ha desarrollado un exoesqueleto -eLegs- que permite una libertad de movimientos impensable a los parapléjicos. El sistema utiliza un interface que interpreta los gestos. Los pacientes pueden andar en línea recta, permanecer de pie durante un buen rato y sentarse. Y con entrenamiento pueden sortear objetos. El exoesqueleto, fabricado por la compañía Berkeley Bionics, está alimentado por baterías y tiene una autonomía de seis horas.

3. Biomedicina

Fábrica de células madre

Hace poco se encontró un sistema para programar una célula adulta y lograr que se comportase casi como una embrionaria, produciendo cualquier tejido. Pero el rendimiento de células madre pluripotentes inducidas (iPS) era nefasto: ¡apenas el 0,01%! En el Instituto de Biomedicina de Guandong (China) han logrado aumentar el rendimiento multiplicándolo por cien. Un gigantesco paso. La fórmula: cultivarlas con vitamina C. Una promesa para la medicina regenerativa del futuro.

4. Robótica

El primo de Wall-E

¿Un robot come basura? EATR podría serlo. Engulle madera, hojas, biomasa en general. Tiene un sistema de reconocimiento de desperdicios vegetales para luego quemarlos y producir electricidad sin contaminación en un motor híbrido de combustión. El prototipo lo desarrolla Robotic Technology, que planea un robot móvil para 2012. Tan en serio que la compañía, ante los rumores de que fabricaba un robot militar que comía carne, se vio forzada a aclarar que EATR es un robot "¡estrictamente vegetariano!".

5. Lenguas

Ultrasonidos para rescatar lenguajes en extinción

A veces, la innovación es la aplicación de la tecnología. Expertos en fonética que estudian lenguajes en peligro han descubierto la utilidad de máquinas portátiles de ultrasonidos para escribir alfabetos. Amanda Miller es una de ellos, según la revista Scientific American. Coloca un cilindro bajo el mentón de una de las 10 personas sudafricanas que hablan el nluu y el aparato recoge imagen y movimiento de la lengua. La imagen ultrasónica permite reproducir la articulación del sonido, recrearlo y clasificarlo. Así, sonidos inclasificables de idiomas perdidos sobreviven en los registros.

6. Cirugía

Robots que patrullan el cuerpo humano

Futurista, sin duda. El proyecto VECTOR, de la UE, desarrolla cápsulas endoscópicas capaces de moverse por sí solas dentro del tracto digestivo humano para localizar tumores tempranos de colon y tratarlos in situ. Llevarán sensor óptico que analiza el tejido e instrumentos quirúrgicos para extirparlo. P. Dario y A. Menciassi, expertos en robótica médica de la Escuela de Santa Ana en Pisa (Italia), investigan robots cirujanos capaces de armarse dentro del estómago. Obedecen órdenes del cirujano y al terminar las partes se separan y se eliminan. Viaje alucinante, la novela de Asimov, está un poco más cerca.

7. Prevención

Diagnóstico genético por medio de saliva

A la hora de tener hijos, la pareja puede preguntarse si ambos son portadores de genes recesivos para alguna enfermedad rara pero grave; aunque ellos mismos no la padezcan, sí lo hará su descendencia. La fibrosis quística (grave afección pulmonar) o la enfermedad de Krabe (mal neurodegenerativo que produce ceguera y retraso mental) forman parte de un grupo de cien enfermedades recesivas incurables. Con un simple test de saliva, la compañía Counsyl analiza si él/ella es portador de algún gen recesivo de este centenar. La fiabilidad es del 99%; el coste, unos 350 dólares, y los resultados, en solo tres semanas.

8. Comunicación

Pintar con los ojos

Para un artista, no poder mover un solo músculo del cuerpo es una condena a muerte. Pero tres instituciones norteamericanas (Ebeling Group, Grafitti Research Lab y Not Imposible Foundation) han creado unas gafas con un software que permite rastrear el movimiento de los ojos de personas que han quedado totalmente paralíticas o afectadas por males neurológicos como el de Stephen Hawking (esclerosis lateral amiotrófica). Las gafas permiten mover el cursor de una pantalla y poder pintar mediante la magia de la informática. O escribir y comunicarse con los demás.

9. Aeronáutica

Esta moto es de altura

SwitchBlade podría convertirse en la primera moto voladora. Desarrollada por la compañía Samson Motors en California, tiene alas plegables, un motor de hasta 150 caballos y tres ruedas (quizá por ello es más un triciclo), y solo necesitaría unos 650 metros para aterrizar en caso de mal tiempo. El primer prototipo tendrá previsiblemente el visto bueno de las autoridades americanas de aviación, aunque no podrá circular por autopistas. Pero todo se andará. Quizá se pueda conseguir por unos 65.000 euros.

10. Sonido

Oír por los dientes

Los huesos son excelentes conductores del sonido. Soundbyte es un audífono que se encaja en un agujero de la muela. Un micrófono insertado en la oreja transmite el sonido al aparato, que lo rebota a través de la mandíbula hasta la cóclea, que es la parte del oído que procesa el sonido. Parece perfecto para compensar la sordera de un oído frente al otro. Su inventor es Amir Abolfathi, y ha impresionado a expertos como Lawrence Lustig, de la Universidad de California. Dicen que los ensayos clínicos parecen devolver el oído a entre el 80% y el 100% de los pacientes sordos de una oreja.

11. Electricidad

Un supercable hecho en España

Científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) presentaron en abril el cable de distribución eléctrica más potente del mundo. Es un 50% más eficiente que los convencionales. Está hecho con materiales superconductores (óxidos de bismuto, calcio, estroncio y cobre). Condujo una corriente de hasta 3.200 amperios, cinco veces superior a la de un cable normal. El prototipo tiene 30 metros y necesita ser enfriado con nitrógeno líquido, pero enseña el futuro, según Xavier Obradors, del Instituto de Ciencias de Materiales de Barcelona: menos apagones y emisiones de CO2. Tantas como 500.000 toneladas si se implementara algo así en la Cataluña del futuro. De momento, es experimental.

12. Robótica

El avatar móvil

¿Alguna vez ha soñado enviar su avatar para ver, escuchar, hablar e incluso acompañar a alguien a miles de kilómetros? QB, de la compañía americana Anybot, ya ha comercializado este año un curioso robot que parece una lámpara con ruedas, con una cabeza que tiene una cámara de cinco megapixels, una pantalla táctil, oídos e incluso la facilidad para desplazarse... a distancia, ya que el artefacto incorpora un láser. A golpe de cursor, podemos andar en medio de una sala de reuniones, siempre que no se interrumpa la conexión wifi. Por poco más de 11.000 euros.

13. Psiquiatría

Modular el cerebro con luz

No es un artefacto, sino una técnica de investigación neurológica que permite activar neuronas en un plato o el circuito nervioso de un animal mediante pulsos de luz, sustituyendo a los engorrosos electrodos. Se llama optogenética. La clave radica en unas proteínas bautizadas con el nombre de opsinas que reaccionan con la luz. Introduciendo los genes de estas opsinas en las neuronas, los investigadores pueden enviar pulsos de luz para activar o desactivar los circuitos de los que forman parte y estudiarlos con un detalle impensable. Una fabulosa herramienta para la psiquiatría del futuro, de acuerdo con el pionero de esta técnica, Karl Deisseroth, de la Universidad de Stanford (California, EE UU).

14. Tratamiento anticáncer

Nanocápsulas contra los tumores

Los expertos creen que la nanotecnología revolucionará el tratamiento del cáncer. Pero hasta que ese momento llegue, se necesita afinar la puntería. Científicos del CSIC han participado en la creación de una técnica que permite encapsular isótopos radiactivos dentro de nanotubos de carbono. Esta capacidad permitiría, en teoría, crear tratamientos muy precisos contra las células tumorales en el futuro. Según el investigador Gerard Tobías, del Instituto de Ciencias de Materiales de Barcelona, la encapsulación es un avance para dirigir y concentrar mucho mejor la radiación hacia los tumores. El trabajo salió publicado en la revista Nature Materials.

15. Vida sintética

Primera bacteria con genes artificiales

O mejor, "primera bacteria que se replica cuyo padre es un ordenador", en palabras de su creador, el polémico y genial Craig Venter, al que se debe la culminación del Proyecto Genoma. En este caso, Venter y equipo crearon una bacteria sintética usando el genoma modificado de un micoplasma para insertarlo en la célula de otra bacteria de igual género. Science se hizo eco. ¿Vida artificial? La bacteria lleva marcas en sus genes artificiales con códigos que recrean frases de científicos y escritores. Venter quiere su invento para fabricar vacunas y crear organismos con genomas sintéticos capaces de generar biocombustibles. El futuro le dará, o no, la razón.

16. Aeronáutica

La mochila del hombre-pájaro

Lo hemos leído en cientos de cómics, lo hemos visto en las románticas publicaciones de principios del siglo XX que mostraban a los hombres y mujeres volando mediante raros artilugios surgidos de sus espaldas. La mochila de Martin (Martin Jetpack) es bastante aparatosa: dos enormes turbinas a los lados; se controla con dos mandos, pero vuela, y de verdad. Su autonomía es de media hora y puede llevarle a uno hasta casi los dos kilómetros y medio de altura. Tiene sistemas de amortiguación y un paracaídas automático. Y costará el año que viene unos 100.000 dólares (menos de 80.000 euros).

17. Alimentación

Leche contra la hipertensión

Suena como el remedio de la abuela, pero lo cierto es que científicos del CSIC han descubierto una sustancia en la leche de vaca que reduce ese mal temido, la hipertensión, de una forma notable -unos 12,5 milímetros de mercurio- y que está compuesta de dos péptidos. Se trata, pues, de una proteína, bautizada con el nombre de Lowpept. En un ensayo clínico con pacientes hipertensos llevado a cabo en el hospital Ramón y Cajal de Madrid durante seis semanas se comprobó que los valores de la presión arterial sistólica bajaban de 154 a 139 en aquellas personas que consumían un yogur con esta proteína.

18. Energía

Ropa con batería incluida

A la hora de comprar una camiseta para el verano, podríamos decantarnos por algún dibujo exótico hecho con una tinta especial capaz de funcionar como una pila eléctrica. Científicos de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) han creado estas tintas increíbles con una densidad energética de 20 vatios por kilo. Es decir, una camiseta podría proporcionar tres veces la electricidad de una batería de un teléfono móvil. El invento se llama eTextil. "La tinta es muy estable. Puedes lavarla con todo tipo de disolventes", comentó Liangbinng Hu, uno de sus creadores. El trabajo salió publicado en el número de enero de la revista Nanoletters.

19. Electrónica

Llega el pequeño Memristor

El transistor más pequeño del mundo mide hoy unos 32 nanómetros (un nanómetro es la milmillonésima parte de un metro), y los límites de tamaño para hacer cosas tan pequeñas podrían estar en los 22 nanómetros. Sin embargo, la compañía Hewlett-Packard está desarrollando nuevos diseños de circuitos integrados "en cruz" hechos de nanocables diminutos que se entrecruzan, y que además tienen un poder de cálculo mayor: los memristores, capaces de hacer el trabajo de entre 10 y 15 transistores. Dispuestos a escribir otra edad de oro en la electrónica.

20. Cosmética

Crema supersolar

Quizá el próximo verano podamos tomar el sol de forma mucho más segura. Científicos del Instituto de Ciencias de Materiales de Madrid (del CSIC) y la Universidad Politécnica de Valencia presentaron una patente de una crema solar avanzada, hecha a base de cápsulas de silicio, que no solo protege de los rayos ultravioleta, sino de la radiación infrarroja. La cual, según explicó Roberto Fenollosa, uno de los autores, en una nota de prensa, "penetra hasta las capas más profundas de la piel, produce envejecimiento y efectos nocivos a largo plazo". La crema atenúa además la sensación de calentamiento de la piel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de diciembre de 2010