Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE investigará las acusaciones de tráfico de órganos en Kosovo

El Gobierno de Pristina tacha el informe del Consejo de Europa de "difamatorio"

La misión de la Unión Europea en Kosovo (Eulex) investigará las alegaciones del Consejo de Europa sobre las actividades criminales del primer ministro de Kosovo, Hashim Thaci. "Vamos a examinar el informe cuidadosamente", advirtió ayer el director adjunto de Eulex, Andy Sparkes, en referencia al documento de la organización europea, que acusa a Thaci de estar detrás de una red que perpetró asesinatos y tráfico de órganos de seres humanos en los años noventa. "Si tienen información minuciosa sobre este tipo de cuestiones, entonces nos gustaría que nos explicaran más formalmente para que podamos abordar el asunto", dijo el representante de la misión.

El documento, resultado de una investigación coordinada por el relator para los Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dick Marty -autor en 2007 del informe que reveló la complicidad de los Gobiernos europeos con los vuelos secretos de la CIA-, dibuja un perfil muy duro del primer ministro, al que identifica como líder de una red mafiosa, el Grupo de Drenica, a la que pertenecían otros miembros destacados del Ejército de Liberación de Kosovo (UCK, en sus siglas albanokosovares).

El primer ministro Thaci dirigía la red criminal, según las pesquisas

El Ejecutivo de Pristina ha tachado el informe de "difamatorio y sin fundamento". Se trata de un golpe político al primer ministro, que el pasado domingo ganó las primeras elecciones desde la declaración de independencia en 2008. "El Gobierno de Kosovo y el primer ministro, Hashim Thaci, emprenderán todos los pasos y las acciones necesarias, incluidos los medios legales y políticos, para desacreditar las calumnias de Dick Marty", reza el comunicado oficial de Pristina. La nota va más allá: "Está claro que alguien quiere dañar al primer ministro después de que los ciudadanos le dieran claramente su confianza para continuar con el programa de desarrollo del país".

Si el número dos de Eulex anunció una investigación, la Comisión Europea, a través de la oficina de la Alta Representante para la Política Exterior de la Unión, Catherine Ashton, se limitó a invitar a Dick Marty a remitir a Eulex las pruebas que tenga. "Nos tomamos las alegaciones muy en serio", declaró la portavoz de Ashton, Maja Kocijancike. "Hemos visto el informe y si el relator tiene pruebas le pedimos que se las haga llegar a las autoridades correspondientes", añadió.

Quien sí reaccionó con contundencia fue el Gobierno de Belgrado. El ministro de Exteriores serbio, Vuk Jeremic, comentó así las acusaciones contra el primer ministro kosovar: "No sé qué futuro le espera a esta persona, si tenemos en cuenta el informe sobre la investigación del Consejo de Europa respecto a su participación en el tráfico de heroína, de seres humanos y de órganos humanos y su papel como jefe de una de las mafias criminales mejor organizadas de los Balcanes".

El pasado criminal de Thaci no es un secreto para nadie ni en las capitales europeas ni en Washington. "Yo distingo muy bien a los terroristas y estos hombres son terroristas", declaró a finales de los noventa el enviado especial para los Balcanes del presidente Bill Clinton, Robert Gelbard, sobre el grupo que entonces encabezaba Thaci. Pero este guerrillero y el UCK se convirtieron luego en la punta de lanza de EE UU en la zona y, como lamenta Marty en su informe, Thaci goza de la protección de sus mentores estadounidenses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de diciembre de 2010