Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un Lorca inédito en Girona

Marina Abad, de Ojos de Brujo, interpreta 'Lola, la comedianta'

En 1922 un joven Federico García Lorca se embarca en un proyecto ambicioso: crear el libreto de una ópera pensando que el afamado compositor Manuel de Falla realizaría la música. Sin embargo, la alianza no llegaría a buen puerto porque la ópera en construcción, Lola, la comedianta, tomaba unos derroteros demasiado cómicos para ambos. El entonces aspirante a poeta apenas escribió de ella cinco cuartillas pero apuntó cómo debería desarrollarse la trama.

Casi un siglo después, el proyecto inacabado sube por primera vez a un escenario con Marina Abad, cantante de Ojos de Brujo, como protagonista y encargada musical de una obra en la que se entremezclan teatro, música y danza. La bailaora Belén Amaya ha imaginado los movimientos de cuatro bailarines e interpreta también una coreografía de la pieza. La ha versionado y dirigido Jordi Prat, y clausurará en Girona la decimonovena edición del festival Temporada Alta.

El montaje toma la atmósfera mágica de una de las obras preferidas de Lorca: El sueño de una noche de verano, de Shakespeare. La luna y la embriaguez del calor serán los detonantes de una loca madrugada del siglo XIX gaditano. Lola (Marina Abad) es una actriz que acaba de casarse con un poeta (Ivan Morales). El matrimonio, en plena luna de miel, llega a una posada y decide pasar la noche burlándose de un marqués (Xavier Ripoll) que se hospeda allí. Se enamora al acto de la intérprete y esta decide engañarlo con todo tipo de disfraces. La llegada del día lo pondrá todo en su sitio, pero también dejará al descubierto el lado más amargo del amor. "Pensé que el texto inicial era superficial, pero después descubrí que había muchas capas por profundizar; ha sido un laboratorio, un reto", afirma la cantante de Ojos de Brujo, que ha incluido habaneras y letras flamencas y populares. También se recitan poemas de Lorca.

La escenografía la forma una luna de tres metros y tules que se deslizan por el escenario desnudo. "Es teatro dentro del teatro, los actores se cambian en escena mientras avanzamos hacia el final deseado por Lorca", concluye Prat. "Un montaje marciano", lo cataloga Salvador Sunyer, director del festival. De momento, no hay citas más allá de Girona, pero se espera que Lola, la comedianta enamore a los programadores españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de diciembre de 2010