El gran encuentro de las letras

Los estudiosos van a la cantina

Los 22 representantes de las academias de la lengua se defienden del mito que los sitúa lejos de la realidad - Rafael Reig gana el Premio Tusquets de Novela

Las cosas como son: Álex Grijelmo no lo tenía fácil. El presidente de la agencia Efe tenía que moderar, durante nada más y nada menos que hora y media, una mesa redonda con los representantes de las 22 academias de la Lengua Española presentes en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL). ¿Cómo hacer que el joven público de la feria no se durmiera o sencillamente desertara ante tal acumulación de abuelos eruditos? Grijelmo lo solucionó soltando "diez bombas" y retando a los académicos a que se defendieran si podían. Una de ellas: "Las academias son muy machistas, en ellas apenas hay mujeres...". Y otra: "Los académicos beben mucho en los libros y poco en los bares..".

El presidente de Efe cree que hace falta regresar a los verbos de acción

Ante el espejo frente al que los colocó el presidente de la agencia Efe, como ancianos machistas y malajes que "saben porque no beben el vino de las tabernas [Antonio Machado]", los académicos decidieron entrar al trapo e intentaron desactivar una a una, con humor e ingenio, las bombas de Grijelmo. "Nosotros", vinieron a decir los académicos, "no sólo bebemos en los libros, sino también en los bares y en las cantinas, porque los amos y señores de la lengua son los hablantes".

El presidente de Efe tuvo un día completo en la FIL. Un rato después, junto al escritor mexicano Élmer Mendoza, participó en una discusión, patrocinada por EL PAÍS, sobre los verbos. El moderador, Juan Cruz, recordó para abrir el debate una orden que el redactor jefe de Hemingway envió al periodista: "¡Mándeme verbos!". Los verbos son la esencia de la información, dan velocidad y ritmo a las noticias y a las crónicas, y tienen que ser precisos, audaces, deben llevar acción al lector, son la piedra angular del periodismo.

Grijelmo hizo un recorrido por todos los verbos, desde los irregulares a los auxiliares, e introdujo en su exposición humor y reflexión a la vez: ¿estamos los periodistas haciéndole caso al redactor jefe de Hemingway? A veces sí, a veces no; se está igualando el lenguaje, hace falta regresar a los verbos, y que estos sean verbos de acción y no verbos de opinión.

Élmer Mendoza se adentró en la realidad de su país (él viene del norte, de Sinaloa, donde la violencia es el verbo cotidiano) para explicar las derivaciones sociológicas, culturales, tremendas del verbo matar. Hay acá un lenguaje nocturno y un lenguaje diurno, y en función de ese claroscuro los periodistas están trazando su crónica de lo que pasa. Terminaron hablando, precisamente, de la crónica, que es en este momento el gran género periodístico en español.

Grijelmo cree que la crónica es la salvación del periodismo impreso, y Élmer, que las hace y las lee "con pasión", estuvo de acuerdo. ¿Y si tuvieran que enviar un telegrama como aquel del redactor jefe de Hemingway a jóvenes periodistas de hoy? Élmer le diría: "Manda perfiles angustiosos". Y Álex: "Escribe, pero con una d delante. Es decir, describe".

Y lo que ayer se vio en la FIL, entre otras miles de cosas, fue a Beatriz de Moura y a Almudena Grandes presentando el VI Premio Tusquets de Novela. El galardonado fue el escritor Rafael Reig por su novela Todo está perdonado. El jurado, presidido por Juan Marsé, destacó la "ambición de una novela compleja que, sin dejar de lado el humor, recupera la historia reciente de España y la reinterpreta con un enfoque inédito en la literatura hispana". También la FIL vivió en las últimas horas un homenaje al editor Jaume Vallcorba y el reconocimiento a varias editoriales, entre ellas a Santillana, que en 2010 cumple su 50 aniversario. Recogió el galardón su consejero delegado, Miguel Ángel Cayuela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de diciembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50