Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES CATALANAS

Artur Mas conquista Cataluña sobre los escombros del Gobierno tripartito

CiU podrá gobernar en solitario pero necesitará apoyos para legislar - El PSC obtiene los peores resultados de su historia y Montilla abre su sucesión al frente del partido

Los catalanes dieron ayer carpetazo al Gobierno tripartito de la izquierda que ha gobernado la Generalitat los últimos siete años y otorgaron una victoria clara a Artur Mas, líder de Convergència i Unió, para que sustituya al socialista José Montilla al frente de esta institución. El dirigente nacionalista logra su objetivo al tercer intento pero no podrá gobernar con las manos libres. CiU requerirá de apoyos de populares o de independentistas para legislar.

La crisis económica global y otra crisis política más local, motivada por el recorte del Estatuto por parte del Tribunal Constitucional, han pasado una abultada factura al Gobierno de José Montilla, mal valorado por los electores también por sus desacuerdos internos. Partit dels Socialistes, Esquerra Republicana e Iniciativa per Catalunya pierden votos y 21 escaños. En el caso del PSC, ayer obtuvo el peor resultado de su historia en unas autonómicas.

El PP logra sus mejores resultados y el tercer puesto en el Parlamento

ERC pierde la mitad de sus escaños y el partido de Laporta entra en la Cámara

Montilla admitió su derrota sin paliativos, felicitó a Artur Mas y anunció que se abre "un proceso de cambios" en el PSC comenzando por su propio liderazgo. No repetirá como candidato a la primera secretaría del partido en el próximo congreso, que si no se adelanta se celebrará en 2012. Con ello intentará pilotar su propia sucesión y, sobretodo, mantener el mando del partido con vistas a las elecciones municipales de mayo, vitales para el PSC porque puede perder su gran baluarte, el Ayuntamiento de Barcelona.

Artur Mas, sin necesidad de alcanzar la mayoría absoluta, ha logrado algo que nunca consiguió Jordi Pujol: obtener más del doble de escaños que su inmediato contrincante, el PSC. Con 62 diputados, y a solo seis de la mayoría absoluta, no tendrá grandes problemas para lograr la investidura, pero sí requerirá de mano izquierda para formar mayorías parlamentarias para legislar. Ayer mismo tendió puentes con la oposición prometiendo "humildad" y pidiendo apoyo "a todo el mundo" para luchar contra la crisis. En su discurso Mas ya no habló ni de sus objetivos nacionales ni del concierto económico.

El castigo contra el tripartito ha afectado de forma muy especial a Esquerra Republicana, que pierde más de la mitad de sus diputados. También la condición de tercer partido de la cámara, que se la arrebata el PP. Los partidos nacionalistas o soberanistas siguen sumando mayoría absoluta en el Parlamento catalán y registran un aumento de apoyos. Logran 15 escaños más que los federalistas o estatales. Esa diferencia ahora era solo de tres.

Además de Convergència i Unió, el principal beneficiario de la situación es el Partido Popular, que consigue los mejores resultados de su historia en unas autonómicas catalanas y que puede ser decisivo para que Artur Mas pueda llevar adelante algunas de sus principales medidas. Las ganas de echar al tripartito y de apoyar a Mariano Rajoy, que planteó las autonómicas catalanas como unas primarias para las generales de 2012, han podido más que las duras políticas de los populares hacia Cataluña los últimos años.

Iniciativa per Catalunya también cede ante la derecha. Los ecosocialistas de Joan Herrera perdieron dos de los 12 diputados que tenían.

Pese a la mayoría de CiU, el Parlamento queda más fragmentado que nunca con representación de siete partidos. Ciutadans, centrado en combatir la discriminación positiva del catalán, mantiene la representación que obtuvo en 2006, con tres diputados. La novedad es Solidaritat Catalana per la Independència (SI), el partido fundado hace pocos meses por el ex presidente del Barça, Joan Laporta. SI tendrá cuatro diputados. A un paso de lograr representación se quedó la xenófoba Plataforma per Catalunya. El malestar con la política tradicional también se tradujo con un 2,94% de votos en blanco.

CiU y sus pactos

- Los resultados obtenidos por CiU, por encima de los 60 diputados, le permitirán gobernar en solitario con geometría variable: podrá apoyarse en Esquerra Republicana, Partit dels Socialistes o Partido Popular.

- Al lograr el Partido Popular los mejores resultados de su historia en unas autonómicas, con 18 diputados, CiU puede incluso asegurarse el voto para la investidura de Artur Mas en la primera vuelta (como hizo Jordi Pujol en 1995 y 1999), para lo que precisa mayoría absoluta (68 diputados).

- Mas ha reiterado su voluntad de esperar a las generales de 2012 antes de definir su política de alianzas respecto a PP o PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de noviembre de 2010

Más información