Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOAN HERRERA | Candidato de Iniciativa-Esquerra Unida | ELECCIONES CATALANAS | La entrevista

"Me preocupa que Montilla se distancie del tripartito y no del PSOE"

Tras seis años en el Congreso, Joan Herrera (Barcelona, 1971) debuta como cabeza de lista de Iniciativa per Catalunya Verds-Esquerra Unida i Alternativa, el batiburrillo que aglutina la herencia del PSUC, el histórico partido de los comunistas catalanes. El candidato ecosocialista, como le gusta definirse, se ha quedado solo esta campaña defendiendo la obra del Gobierno tripartito y ha insistido en que la izquierda no se puede resignar antes de tiempo por la previsible victoria de Artur Mas.

Pregunta. ¿Por qué no es realista e insiste tanto en que todo es posible?

Respuesta. Claro que soy realista, pero no tiro la toalla. No puede transmitirse un mensaje de derrota como punto de partida, porque la batalla se ha de dar, aunque el electorado de izquierdas esté desmovilizado. Lo que no me gusta es el derrotismo en el que está instalado el president Montilla, que a unas semanas de las elecciones se distancia del tripartito y no de Rodríguez Zapatero y del PSOE. Eso me parece preocupante, porque serán ellos, y no los socios de Gobierno, los responsables del previsible mal resultado del PSC por la salida conservadora que están dando a la crisis.

"Ha faltado un relato de izquierdas de lo que se ha hecho en siete años"

"Se pueden lograr 1.800 millones para gasto social con otra fiscalidad"

"La abstención o el voto en blanco serán cómplices de los recortes de CiU"

"Fue un acierto, no un error, aceptar el mando sobre los Mossos d'Esquadra"

P. Pero al llegar Zapatero a La Moncloa, usted y Gaspar Llamazares parecían encandilados, apoyaron su investidura y no fueron tan críticos.

R. Le votamos en 2004, pero al cabo de dos años ya vimos que nos tumbaban todas las propuestas socioeconómicas. Mi desencanto no viene con el decretazo de mayo. En 2006 planteamos modificar la ley hipotecaria para evitar endeudamiento de la gente y nos dijeron que éramos muy intervencionistas. También propusimos modificar el sector eléctrico y nos dijeron lo mismo.

P. Costó 23 años que la izquierda llegara a la Generalitat y después de siete años de tripartito todo apunta a que volverá CiU. ¿Qué ha pasado?

R. Insisto en que yo no voy a las elecciones dándolas por perdidas. Hoy hay más gente de izquierdas que de derechas en Cataluña, pero está resignada, desencantada o se queda en casa. Ha fallado un relato de izquierdas. No hemos explicado que nuestras políticas en vivienda, sanidad, seguridad, educación o en política social, han sido muy distintas a las de CiU y que ahora benefician a mucha más gente. Y lo que se ha hecho en recuperación de la memoria histórica es impresionante. Pero a todo eso se le añade una crisis económica de caballo, con una salida muy injusta liderada por el PSOE. Si la respuesta es la abstención o el voto en blanco, cuando venga Mas con los recortes sociales, esos votos habrán sido un silencio cómplice.

P. Una de las medidas que propone su programa es crear miles de puestos de trabajo públicos. ¿Es apropiado engordar el funcionariado en tiempos de crisis y aumento del paro?

R. No todos son puestos de trabajo públicos, pero hay que recordar que la ratio de funcionarios en Cataluña es, con diferencia, la más baja de España. Aquí, además, el 73% de esos funcionarios son maestros, mossos y personal sanitario. Lo que proponemos en Cataluña es conseguir 1.800 millones de euros de sectores que pueden aportar más, como la fiscalidad por los cambios de suelo, la energía nuclear, los grandes patrimonios o las sociedades de más de cien millones de euros. Y que ese dinero lo invirtamos en el cambio de modelo productivo, para que las mujeres no se tengan que ocupar de los niños cuando son pequeños, de los padres cuando son mayores y después de los nietos. El otro modelo es la política de cheques que también promete Mas, al margen de la renta, a cambio de gastar menos en el Estado de bienestar.

P. ¿No resulta esnob defender el ecologismo con tanto ímpetu en la actual coyuntura?

R. El ecologismo de Iniciativa es muy anterior a mí. Sería miope no entender que la ecología es una oportunidad para promover un cambio de modelo productivo. Me parece de nuevo rico pensar en hacer nuevas infraestructuras viarias sin reparar en que el precio del carburante se disparará en cuatro días. Apostar por el ferrocarril convencional y no por el AVE favorece a las clases trabajadoras y a la ecología. Y reducir el consumo energético favorece a la economía, porque las balanzas comerciales son menores si no nos gastamos el 38% de la riqueza en la compra del petróleo, como sucede ahora.

P. Usted ha reconocido en algún mitin que los dos consejeros de su partido -responsables de Interior y Medio Ambiente y Vivienda- posiblemente han cometido errores. ¿El primer error no fue aceptar el Departamento del que dependen los Mossos d'Esquadra?

R. No. Fue un acierto, porque hemos hecho cosas inéditas, como instalar cámaras en las comisarías o aprobar el Código de Ética de la policía, que es único en Europa. Las políticas de seguridad están mejor valoradas hoy que hace cuatro años y el consejero Joan Saura ha liderado el cuarto departamento [Interior] con mejor opinión. Convergència i Unió y otros sectores han pensado que desgastar a Iniciativa iría bien para desgastar al Gobierno tripartito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de noviembre de 2010