La crisis del euro

Portugal confía en que "no sea necesario" solicitar ayuda

La oposición acusa al Gobierno de falsear las cuentas

"Espero que no sea necesario" pedir ayuda a la Unión Europea (UE) ni al Fondo Monetario Internacional (FMI), aseguró ayer el presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva, que enumeró con énfasis las diferencias entre su país e Irlanda: "No tiene crisis del sistema bancario, no ha padecido una burbuja inmobiliaria, y el nivel de endeudamiento público está dentro de la media europea".

Así se lo explicó el mandatario portugués al presidente estadounidense, Barack Obama, durante la reciente visita de este a Lisboa con motivo de la cumbre de la Alianza Atlántica. Y dicho así, parece claro que la situación de Portugal no es comparable a la de Irlanda y Grecia. Pero las diferencias no eliminan el riesgo de contagio, sobre todo si los tipos de interés de la deuda soberana a 10 años se mantienen en porcentajes cercanos o superiores al 7% actual.

Los conservadores respaldarán los Presupuestos en el Parlamento
El Ejecutivo bajará pensiones y sueldo de los funcionarios y elevará el IVA

Más información

El Parlamento portugués está en la recta final del debate de los Presupuestos Generales del Estado para 2011, que ya fueron aprobados en sus líneas generales y serán sometidos a la votación definitiva el próximo 26 de noviembre. La propuesta del Gobierno dirigido por el socialista José Sócrates, que contempla un recorte de salarios y pensiones de los empleados públicos y un aumento del IVA, obtendrá luz verde merced al acuerdo alcanzado con el principal grupo de la oposición, el conservador Partido Social Demócrata (PSD).

Será un respiro momentáneo, que no garantizará en cualquier caso que Portugal no necesite en el futuro más oxígeno. La consejera de las instituciones europeas Maria João Rodrigues ha descrito al semanario Expresso cuatro escenarios posibles, que se mueven entre la consolidación presupuestaria y la mejora del desequilibrio interno hasta la salida de Portugal de la Eurozona. Como otros tantos analistas, Rodrigues no descarta que el Gobierno portugués no pueda ejecutar esos presupuestos y sea vea obligado a pedir ayuda internacional.

Aunque el escenario económico portugués no es tan desesperado como el irlandés, la falta de consenso político es una pésima señal para los mercados, que examinan al país cada día con lupa. El PSD va a permitir la aprobación de las cuentas públicas, pero su líder, Pedro Passos Coelho, hizo ayer unas declaraciones que no le hacen ningún favor al Gobierno en estos tiempos de desconfianza.

Passos Coelho aseguró que el déficit y la deuda pública de su país son más elevados de lo que reconoce el Ejecutivo socialista. "Durante muchos años, el Estado ha estado retirando de los Presupuestos Generales del Estado una serie de actividades, lo que hace que nuestras cifras sean ficticias", declaró el político conservador.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, se mostró ayer convencido de que la ayuda a Irlanda frenará el posible contagio de la crisis a otros países.

El primer ministro portugués, José Sócrates.
El primer ministro portugués, José Sócrates.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 22 de noviembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50