Análisis:ELECCIONES CATALANAS | Sondeo
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Suspenso general al tripartito

Mas es el único líder que aprueba, con un 5,6, frente al 4,7 de Montilla

Todo indica que CiU logrará pescar votos en todos los caladeros, desde los independentistas desencantados con ERC hasta los votantes del PP que harán pesar el factor del voto útil para descabalgar al tripartito como sea. La sensación de final de ciclo político afecta al electorado de todos los partidos, incluidos los del tripartito. El 83% de los catalanes considera necesario un cambio de Gobierno. Concretamente, el 74% de los votantes del PSC apuesta por el cambio, como también lo hace el 87% de los de ERC y el 77% de los de ICV. Ello explica que los dos primeros partidos renieguen abiertamente de la posibilidad de formalizar un tercer tripartito tras las elecciones.

Tanto José Montilla, líder de los socialistas, como Joan Puigcercós, de ERC, han asegurado que no reeditarán el pacto de ninguna manera. El segundo porque quiere imponer un referendo de independencia a sus eventuales socios, y el primero porque de ninguna manera desea desbordar lo que dice el Estatuto y entrar en la vía soberanista.

Tres de cada cuatro votantes socialistas quieren un cambio en Cataluña
Convergència aprovecha la gran desmovilización de los progresistas
Más información
CiU barre en Cataluña
El fracaso de la izquierda catalana
Un federalista contra un soberanista
Cataluña vota hoy un cambio de la izquierda al soberanismo

El gran rechazo del electorado del PSC hacia el tripartito se explica, precisamente, por las concesiones que ha tenido que hacer Montilla a sus aliados de ERC. Los republicanos aparecen por su parte como víctimas de una espiral de enfrentamientos con el resto de España que CiU también ha contribuido a crear antes y después del recorte del Estatuto, pero que al final solo parece beneficiar a los nacionalistas. El bajón de ICV tendría que ver el desencanto de parte de su electorado por el escaso acento izquierdista del Gobierno saliente en políticas como la educación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Siete años después de su formación, el tripartito parece que solo acumula suspensos. Las malas notas que le otorgan los votantes de CiU y del PP son las lógicas de todo partido que está en la oposición. Pero lo que acaba de hundir su nota son las malas calificaciones que le otorgan sus propios votantes: Cree que Cataluña ha estado mal gobernada el 59% de los votantes de ERC, el 49% de los de ICV y el 44% de los que en 2006 apostaron por el PSC. Mirando los datos al revés, la acción del Gobierno solo ha contentado a uno de cada tres votantes socialistas y a uno de cada cuatro republicanos. En resumen: el 63% de los electores creen que Cataluña ha estado mal gobernada.

Cuando se pregunta a los votantes por la situación política de Cataluña, el suspenso es todavía más acentuado. Tres de cada cuatro la evalúan negativamente, opinión que comparte una amplia mayoría de los votantes del tripartito.

Toda esta situación la ha sabido aprovechar CiU, partido al que los ciudadanos no solo ven como una buena opción de futuro sino al que también valoran su labor desde la oposición. Uno de cada dos ciudadanos considera muy buena o buena la labor desarrollada por los convergentes. Y estas evaluaciones positivas son predominantes no solo entre los votantes de CiU (74%) sino también entre los de ERC (52%), los del PSC (42%) y los del PP (41%).

Estos datos favorables inciden especialmente sobre la figura de Mas. El líder de CiU es el único candidato de los sometidos a evaluación en este sondeo que logra una puntuación media por encima del cinco (5,6), y no solo entre su electorado. José Montilla únicamente consigue un 4,7 después de cuatro años al frente de la Generalitat. No logra el aprobado ninguno de los dirigentes de la izquierda.

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS