El presidente iraquí rechaza la ejecución de Tarek Aziz

El presidente iraquí, Yalal Talabani, aseguró ayer que no firmará la orden de ejecución dictada contra Tarek Aziz, viceprimer ministro y titular de Exteriores bajo el régimen de Sadam Husein, que fue condenado a muerte el mes pasado por la persecución de los partidos islámicos en el país.

"No firmaré la orden de ejecución de Tarek Aziz porque soy un socialista", declaró Talabani en una entrevista en la cadena francesa France 24. "Yo simpatizo con Tarek Aziz porque es un iraquí cristiano. Además, es una persona mayor, que tiene más de 70 años", añadió.

El actual presidente abogó por "pasar la página de las ejecuciones y de los asesinatos, salvo en lo que concierne a crímenes perpetrados recientemente", porque mantiene una política "de clemencia, de perdón y de reconciliación nacional". Talabani también afirmó que "las fuerzas iraquíes pueden asumir la seguridad en Irak" y que espera que Al Qaeda, organización a la que responsabilizó de la matanza de 58 cristianos en una iglesia de Bagdad el pasado 31 de octubre, "sea erradicada el año que viene".

El Tribunal Supremo iraquí decretó a finales de octubre la pena de muerte contra Aziz, perteneciente a la minoría cristiana del país. Tanto el Vaticano como Rusia han pedido a Irak que no la ejecute por motivos humanitarios, dada la edad avanzada del político y sus problemas de salud.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS