Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consumo cae por primera vez en un año por las medidas de ajuste

El IVA y la rebaja salarial a funcionarios paralizaron la economía desde julio

Que el drástico ajuste aprobado por el Gobierno iba a lastrar el crecimiento, por lo menos a medio plazo, era vox pópuli desde hace tiempo. También se sabía desde principios de mes que la economía española sufrió un parón en el tercer trimestre. Pero hasta ayer no se pudo calcular el impacto de la política de austeridad en la evolución del producto interior bruto (PIB).

Y los efectos de la subida del IVA, el recorte del sueldo de los funcionarios y la retirada de ayudas a la compra de coches han sido mayores de lo que se esperaba: el consumo bajó con respecto al trimestre anterior por primera vez en un año. Además, el descenso del 0,9% respecto al trimestre anterior es el mayor de los últimos dos años, cuando el paro se disparaba con fuerza y las familias reducían gastos al mínimo. En tasa anual, el incremento se ralentizó hasta el 1%.

Los impuestos ganan peso en el PIB frente a salarios y beneficios

"El consumo subió más de lo previsto en la primera mitad del año para anticipar la subida del IVA. Y ahora nos encontramos con que la caída del gasto familiar ha sido también superior a la que esperábamos", señala Ángel Laborda, director de coyuntura de Funcas. "Es verdad que se ha reducido el gasto de los hogares como consecuencia del ajuste en el IVA y de la finalización de planes de estímulo", reconoció ayer la vicepresidenta económica, Elena Salgado, tras conocer los datos que hizo públicos el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este organismo confirmó que la economía se estancó entre julio y septiembre -con una subida mínima, del 0,015%-, pero elevó una décima (al 0,3%) el crecimiento registrado entre abril y junio.

Al analizar las tripas del PIB del tercer trimestre, destaca la pérdida de peso de los salarios y de los beneficios empresariales frente a la mayor importancia de los impuestos. La remuneración por asalariado -que en los momentos más duros de la crisis crecía a buen ritmo- prácticamente se ha estancado, con una tasa del 0,5%. El motivo fundamental es la bajada de sueldo de los funcionarios, que entró en vigor en junio y que ha supuesto que la remuneración de trabajadores públicos caiga el 3,4%. La moderación salarial también se refleja en que el aumento salarial pactado en convenio se ha quedado en un tímido 1,3%, la mitad que el año pasado. "Además, las empresas despiden ahora a menos gente que hace un año, y por tanto también pagan menos indemnizaciones. Eso también influye en la reducción de la masa salarial", añade Laborda.

Otro reflejo del ajuste fiscal es que mientras la participación en el PIB de salarios y beneficios empresariales cae, se dispara la de los impuestos. Los tributos suponían hace un año poco más del 7% del PIB y ahora se acercan al 10%, hasta superar los 25.000 millones de euros. En este espectacular repunte del 38% influye la subida del IVA que entró en vigor el 1 de julio. Pero fuentes del INE explican que también obedece a un efecto meramente estadístico: en 2009 se permitió el anticipo de las devoluciones a cuenta, mientras que ahora los empresarios tienen que desembolsar el dinero que entonces no tuvieron que ingresar a las arcas del Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 2010