Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos insinúa que los activistas saharauis tienen lazos con Al Qaeda

Un general buscado por la justicia francesa acompañó al ministro del Interior

Después de contraatacar en Rabat, el Gobierno marroquí lo hizo ayer en Madrid por boca de su ministro del Interior, Taieb Cherkaoui. Lanzó primero un mensaje general: las "milicias del terror" integradas por jóvenes saharauis utilizaron métodos similares a los de la rama magrebí de Al Qaeda. No afirmó que hubiera ningún vínculo entre ambos, pero sí lo dejó caer. Los jóvenes habían recibido "un entrenamiento especial y tenían una capacidad notable para ejecutar actos de sabotaje y violencia", aseguró el ministro.

Marruecos lleva años intentando demostrar que existen lazos cada vez más firmes entre Al Qaeda y el Frente Polisario. Este movimiento independentista, calcado del Frente Liberación Nacional argelino, es vigilado de cerca por el DRS, el principal servicio secreto de ese país, por lo que parece poco probable que pueda permitirse coquetear con terroristas.

Cherkaoui dice que el español murió atropellado por un coche en El Aaiún

En la que fue la segunda rueda de prensa de su vida, Cherkaoui, un reputado jurista que lleva 11 meses en el cargo, empezó por mostrar y comentar el mismo vídeo que ya proyectó el lunes en Rabat. Rodado supuestamente por las fuerzas de seguridad marroquíes, en él se ven imágenes muy duras de las agresiones sufridas por agentes a manos de grupos de jóvenes.

Diez policías y gendarmes marroquíes murieron el día 8 durante el desmantelamiento del campamento saharaui de Agdaym Izik y en los posteriores enfrentamientos en esa ciudad. Ese día falleció también un español de origen saharaui, Babi Hamday; sus familiares aseguran que fue atropellado a propósito por furgonetas de las fuerzas del orden. Cherkaoui cree en cambio que fue arrollado por un coche, pero insistió en que la Fiscalía de El Aaiún ha abierto una investigación. La familia del difunto ha presentado una querella contra el ministro y otros altos cargos marroquíes en la Audiencia Nacional, extremo que Cherkaoui aseguró ignorar.

En la delegación marroquí que viajó con el ministro a Madrid figuraban los principales cargos de su departamento y el general Hosni Bensliman, de 75 años, que rinde cuentas directamente ante el Palacio Real.

Sobre Bensliman recae, desde el 18 de octubre de 2010, una euroorden de búsqueda y captura emitida contra él y otros tres marroquíes por el juez instructor francés Patrick Ramaël en el marco de la investigación sobre el secuestro y asesinato de Mehdi Ben Barka en París en 1965. Este socialista fue profesor del rey Hassan II, pero después se convirtió en su más acérrimo opositor.

Ramaël convocó dos veces a Benslimane para interrogarle sobre el caso, pero no recibió respuesta alguna. Fue entonces cuando emitió la orden, válida en toda la zona Schengen. Así, el general debería haber sido detenido ayer a su llegada a Madrid.

No lo fue porque, según Interior, su nombre no figura en ninguna de las bases de datos de personas buscadas, empezando por la que almacena las euroórdenes.

El Consejo de Ministros español impuso en 2005 a Bensliman la Gran Cruz de Isabel la Católica por su cooperación con las fuerzas de seguridad de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de noviembre de 2010