Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rabat veta la huelga sindical en las empresas españolas en Marruecos

La iniciativa, tomada después de reunirse con el ministro del Interior, pretendía protestar contra el Partido Popular

El Gobierno marroquí ha parado hoy una huelga convocada para el lunes por todos los sindicatos en las empresas españolas en Marruecos para protestar por la resolución del Parlamento Europeo sobre el Sáhara "adoptada bajo la presión del Partido Popular" español. Noubir Amadoui, secretario general de la Confederación Democrática del Trabajo (CDT), anunció la huelga de madrugada después de participar en una reunión a la que asistieron todas las centrales sindicales (CDT, Unión Marroquí del Trabajo y Unión General de Trabajadores de Marruecos).

El Parlamento Europeo adoptó por unanimidad, el jueves, una resolución consensuada por todos los grupos que no nombra a Marruecos pero que sí condena el uso de la fuerza en el desmantelamiento del campamento de protesta saharaui en las afueras de El Aaiún, pide una investigación independiente y el libre acceso de la prensa al territorio. Antes de hacer este pronunciamiento los sindicatos se reunieron con el ministro del Interior, Taieb Cherkaoui, ante el que "denunciaron con vigor la decisión injusta y desequilibrada del Parlamento Europeo, que atenta contra la integridad territorial de Marruecos, adoptada bajo la presión del PP y de la extrema derecha europea", según informó la televisión marroquí.

Por eso cabe pensar que la convocatoria de huelga contaba con el beneplácito de Cherkaoui, un ministro llamado de "soberanía", es decir nombrado directamente por el rey. Cherkaoui informó al monarca de la iniciativa sindical y el soberano y su Gobierno elogiaron "el elevado sentimiento patriótico de la clase obrera", según reza un comunicado de las centrales sindicales. Aún así el Ejecutivo ha estimado que convenía evitar todo "lo que atente contra los intereses de los operadores económicos que contribuyen al acercamiento entre los pueblos marroquí y español". Ha pedido a los sindicatos que "aplacen" la huelga y estos ha acatado de inmediato.

El segundo inversor extranjero en Marruecos

España es, después de Francia, el primer inversor extranjero en Marruecos, pero los flujos de capital español allí invertidos son más bien escasos comparados con lo destinados a países europeos y americanos. Algunas grandes empresas, como Telefónica y el Santander, han vendido estos dos últimos años buena parte de sus activos en Marruecos. Atento, una filial de Telefónica, es la empresa española que emplea a más marroquíes en sus plataformas telefónicas de Tánger, Tetuán y Casablanca.

Las empresas españolas sí contratan, en cambio, con marroquíes para deslocalizar allí parte de su producción, sobre todo en el sector textil pero también en otros con más valor añadido. El comercio entre España y Marruecos es además boyante.

Los sindicatos marroquíes han confirmado, por otra parte, que se sumarán, el domingo, a la gran manifestación convocada en Casablanca por todos los partidos políticos con representación parlamentaria para "protestar contra la campaña llevada a cabo por el PP contra los intereses superiores de Marruecos", según explicó el socialista Driss Lachgar, coordinador general de la marcha dominical.

Hostilidad de los populares

El PP mantiene, según Lachgar, "posiciones hostiles hacia Marruecos y se alinea con las tesis de los enemigos del Reino". "Nunca ha sido neutral e imparcial en sus relaciones con los países del sur con la excepción de Argelia con el que mantiene relaciones privilegiadas", ha añadido. El cortejo "rendirá también homenaje a los elementos de las fuerzas del orden caídos como mártires cuando cumplían su deber nacional durante los sucesos del El Aaiún" del 8 de noviembre cuando desmantelaron el campamento. En total, según las autoridades marroquíes, fallecieron 11 miembros de las fuerzas de seguridad y dos civiles.

A los mensajes publicitarios convencionales se añadió, el viernes, para convocar a la huelga, el envío masivo de SMS por la empresa de móviles Maroc Télécom, filial de la francesa Vivendi. "Marcha nacional de protesta en Casablanca a partir de las 11.00 contra las posiciones anti marroquíes del PP español", reza el texto. El partido más esperado de la liga marroquí, el derby entre el Raja y el Widad, que iba disputarse el domingo en Casablanca, ha sido aplazado al martes para que los aficionados puedan incorporarse a la protesta.

Hasta la cafetería Palestine, en Settat (a 70 kilómetros al sur de Casablaca), anuncia que, a partir de ahora, dejará de ofrecer a sus clientes en la pantalla del televisor los partidos de la liga española para resaltar así su rechazo al PP.