Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey recibe a 'los últimos de Bosnia'

Homenaje a los 46.000 militares enviados a los Balcanes en los últimos 18 años - Defensa cambiará un decreto para dar distintivo rojo a los muertos en 1993

Pocos después de que aterrizara el Airbus 310 que traía de vuelta a los últimos 60 militares destacados en Bosnia-Herzegovina, el Rey acudía a la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) para rendir homenaje a los más de 46.000 soldados y guardias civiles que han participado en la misión más larga del Ejército español en el exterior. Todas las banderas bajo las que actuaron -las de la ONU, la OTAN y la Unión Europea- desfilaron ayer ante don Juan Carlos, así como los guiones de las 29 agrupaciones que se han sucedido a lo largo de los últimos 18 años.

"Siempre existe un camino para la paz en los lugares donde parece que no haya esperanza, y esa paz solo se consigue con voluntad, con esfuerzo y con compromiso", proclamó la ministra de Defensa, Carme Chacón. Junto a ella, a pie de pista, tres de sus antecesores: Julián García Vargas, Gustavo Suárez Pertierra y Eduardo Serra. Además, dos políticos cuya trayectoria está ligada a los Balcanes: Javier Solana, ex secretario general de la OTAN y primer Alto Representante para la Política Exterior de la UE; y Ricard Pérez Casado, ex administrador europeo de la ciudad de Mostar. El jefe del último contingente, el teniente coronel Ángel Herrezuelo, entregó la bandera española que hasta la semana pasada ondeaba en la base de Camp Butmir (Sarajevo); a partir de ahora será exhibida en el Museo del Ejército en Toledo. Luego, junto al general Francisco Javier Zorzo, jefe del contingente que inauguró la misión en 1992, y al general Ignacio Marín Villalaín, único español que ha mandado la fuerza multinacional en Bosnia, depositó una corona de laurel en recuerdo a los 22 militares y un intérprete que han perdido la vida en la ex república yugoslava.

Para que el homenaje sea completo, Defensa se ha comprometido a modificar el reglamento de recompensas militares de 2007, que dejó sin la gran cruz del mérito militar con distintivo rojo, la máxima distinción castrense, a los capitanes Arturo Muñoz Castellanos y Francisco Jesús Aguilar, al comandante Fernando Álvarez Rodríguez, y al cabo José León Gómez, a pesar de que fallecieron por disparos o explosiones de minas, según denunciaron sus familiates a la cadena Cope. El problema es que murieron en 1993 y el reglamento únicamente se aplica desde 2003.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de noviembre de 2010