Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:VAMOS A ...SAN SEBASTIÁN

En la diana del diseño

Espacios donostiarras exquisitos, desde una heladería a una 'boutique' erótica

Una luminosa boutique erótica. Cerámica contemporánea holandesa en un obrador antiguo. Degustaciones de aceite con esencias en una oleoteca. Frente a las franquicias idénticas que convierten las zonas comerciales de algunas ciudades en tristes réplicas, se agradece la aparición de propuestas valientes, personales, en evolución permanente. Ese ritmo y ese interés por la creación se han contagiado a numerosos comercios de San Sebastián, que toman como base el color blanco, juegan con elementos puramente funcionales y abominan de la decoración superflua. Entre estos ambientes inundados de luz destacamos siete.

01 Vaya 2

» Peña y Goñi, 15

MÁS INFORMACIÓN

Pocos clientes al mismo tiempo pueden disfrutar de este reducido y exquisito espacio dedicado al cuidado del pelo. Sin embargo, el elevado techo, la luz natural y el contraste entre el blanco de la estructura y el negro del mobiliario y de los utensilios de trabajo aporta una sensación óptica de amplitud. Una pieza escultórica de Patxi Zapirain da la bienvenida en el escaparate. Desde el exterior se puede observar la maestría de Elena Larrea con las tijeras. La única licencia decorativa del local consiste en la muestra de los tocados diseñados por Izaskun Cadierno y Victoria Ontiveros.

02 La Olivia

» Igentea, 2

Abrió hace un año con el objetivo de convertirse en una verdadera oleoteca. En el centro de La Olivia, dedicada a las esencias de la oliva, se sitúa un olivo a modo de escultura natural. Alrededor de sus sarmentosas ramas se disponen los estantes blancos que enmarcan los recipientes de aceites italianos, franceses, turcos, israelíes y, por supuesto, españoles. Una mesa de degustación permite probar y observar el color y la densidad de las distintas variedades, que incluyen algún experimento como el del aceite con esencia de naranja de Sevilla.

Sorprenden los aceites embotellados en verdaderos frascos de perfume: Aceite de Argan, Marruecos; Aceite Château d'Estoublon, Francia; Conde de Argillo, Jaén, o Full Moon de Pago Baldío San Carlos, en Extremadura. Y para acabar puede llevarse a casa un pequeño olivo para cuidarlo y, pasado el tiempo, trasplantarlo, cerrando el círculo con este venerado árbol, icono de la perfección y la sencillez.

03 Kur

» Paseo de la Zurriola, 6

El galerista Kahnweiler comentaba que la verdadera galería es la que hay que buscar. Te acercas porque sabes que algo te puede interesar, no porque te llame la atención su escaparate. Kur está bien situada, en el paseo de la Zurriola, pero si la visita es porque la ha buscado. Cuando se baja por sus angostas escaleras se encuentra uno con la gran sorpresa de una galería amplia, muy bien iluminada, con altísimos techos y un espacio de encuentro.

El blanco, omnipresente, tiene la función de destacar la obra expuesta en sus 400 metros cuadrados. De forma regular se expone la obra de Ian Wolf, Dora Stefanova, Carlos Sanz, Isabel Muñoz, Carine Boulanger, Zumeta, Bárbara Estamel, Koldobika Jauregi o Andoni Euba, entre otros. Juanma Arriaga y su equipo los promocionan en todo el mundo y están en búsqueda permanente de nuevos artistas.

04 J70

» Miguel Imaz, 6

Una puerta industrial de madera gris da paso a un hangar, antiguo obrador, completamente blanco, incluso el suelo. La nota de color de esta tienda de interiorismo la ponen unas estilizadas lámparas industriales rojas que cuelgan del techo. Ana Álvarez abrió este espacio hace un año tras una larga experiencia en otra zona de la ciudad. Entre sus cuidadas piezas diseñadas en este y el pasado siglo pueden encontrarse un gabinete de acero lacado en negro años 40, las butacas Safari años 50 o sillas de oficina rojas de Rasmunsen. Destaca la cerámica actual belga y holandesa, mesas bajas nórdicas, o un sillón brasileño de Percival Lafer. También organizan muestras de obra pictórica y venden una reducida colección de moda diseñada por Ma, Nata para J70 en exclusiva, en algodón.

05 Noventa Grados

» Mayor 3

Un multiespacio convertido ya en un clásico. Impulsado por Marcial Muñoz y con un proyecto de Astigarraga y Lasarte Arquitectos, Noventa Grados acoge arte alternativo, una peluquería, tienda de cosméticos y perfumes, libros y revistas internacionales, marcas de moda francesas, italianas, españolas y brasileñas, joyas de autor y un sinfín de constantes novedades. Este año, por ejemplo, han llegado las nuevas colecciones de Balenciaga.

En el programa cultural destaca la instalación DispositivoMóvil3NG, creada por LiquidDocs para la tienda. Una estructura efímera donde los artistas pueden incluir sus piezas. Por ejemplo, los elegantes dibujos de Fernando Gutiérrez o las prendas de Igor Alústiza, firme valor de la moda española.

06 Bitzigorria Boutique Erotikoa

» Paseo de Salamanca, 3 (esquina a calle de Etxague Generala)

Abierto hace un año y situado en un paseo al borde del mar, Bitzigorria se aleja absolutamente de la definición de un sex shop al uso. Quizá esa sea la razón por la que Iñaki Olaizola y Nerea Sancho, sus creadores, prefieren denominarlo boutique erótica. En sus ventanales, que ocupan el esquinazo del edificio, se ha serigrafiado a modo de celosía un laberinto de palabras en diferentes idiomas que conforma un mapa de la sexualidad humana: pittilin, zuloak, eccitazione, muschi, emamintza, paixao, kompenetrazioa, erliebt...

El espacio es muy blanco y luminoso, con una distribución poco convencional, no hay mostrador: los productos eróticos están ordenados según los cinco sentidos. Hay cosméticos, juguetes, aparatos eléctricos y bisutería, que por su elegante packaging no parecen lo que son; y dos puntos de encuentro para los visitantes, para tomarse un café y hojear su oferta de libros y comics, o sentarse a charlar. Porque Bitzigorria es además una asesoría sexual. Iñaki, Nerea y su equipo de expertos tienen como objetivo promover y divulgar la normalización de la sexualidad, y que las relaciones se trabajen de una forma lúdica.

07 Heladería Oiartzun

» Igentea, 2

Es hija de la tradicional pastelería Oyarzun, conocida por sus trufas. En vez de ampliar el espacio antiguo, la heladería se ha abierto de forma independiente y con un interiorismo contemporáneo. Los hermanos Montse y David Martín son los responsables del diseño y de los helados y sorbetes, totalmente artesanos, elaborados en su propio obrador.

Abierto a la calle, sobre el blanco predominante destaca el color de los diferentes sabores de los helados, que se reflejan en los sencillos y alegres grafismos que decoran su frente, círculos y triángulos: bolas y cucuruchos.

Un espectacular mostrador trapezoidal permite admirar cómodamente los vivos colores y la cremosidad de sus naturales y frescas propuestas.

» Marisa Santamaría es directora de comunicación del Istituto Europeo di Design.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de noviembre de 2010