Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La regidora, sus facturas y la campaña

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, compareció ayer por sorpresa ante la prensa para defenderse. Difundió el escrito que le había remitido la Fiscalía Anticorrupción y desgranó su versión arropada por buena parte de su equipo del Gobierno municipal. "[El empresario Enrique] Ortiz no consiguió nada de lo que pidió", enfatizó.

Castedo calificó las referencias a los regalos como una "retahíla de despropósitos", y admitió solo el viaje en yate a Ibiza. De las vacaciones en Andorra mostró dos facturas a su nombre, una de El Corte Inglés de 2008 por 2.272,52 euros, y otra de Viajes Marsans por 1.820 euros de 2009. Respecto al Mini Cooper, exhibió la factura del pago del coche, que vendió Cívica (propiedad de Ortiz) a una persona de confianza de Castedo por 5.000 euros. Sobre la mediación con el empresario para contratar personas, la regidora dijo haberse valido de su influencia para ayudar a muchos en las firmas de Ortiz y "en todas con las que tiene relación este Ayuntamiento".

La alcaldesa trató de refutar cada acusación del fiscal de supuestos favores urbanísticos a Ortiz. Sobre el amaño de volumetría en distintos programas de la ciudad, señaló que el nuevo plan urbanístico no incrementa la edificabilidad en ninguna de las zonas aludidas. Y en referencia al estadio Rico Pérez, insistió en que ese suelo sigue siendo dotacional deportivo.

Sobre el supuesto pacto con Ortiz para favorecer el proyecto de remodelación del estadio en función de los intereses del empresario, dijo que la propuesta se frustró tras ser expuesta. "No es un asunto judicial. Es el comienzo de la campaña electoral", apostilló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de octubre de 2010