Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Corrupción en las rehabilitaciones de arte sacro

La policía detecta "falta de control" del Xacobeo en el 'caso Retablo'

La trama de restauración de arte sacro operó con tres Gobiernos entre 2004 y 2009

Después de desmenuzar los expedientes administrativos remitidos por la Xunta al juzgado número 3 de Santiago y de cruzar los datos con los pinchazos telefónicos practicados a los dos supuestos cabecillas de la trama Retablo, el grupo de Delincuencia Financiera y Fiscal del Cuerpo Nacional de Polícía concluye que hubo "cierta falta de control" en el desarrollo de las contrataciones efectuadas por la Sociedade de Xestión do Xacobeo para obras de restauración de arte sacro en las provincias de Pontevedra y Ourense.

El prolijo informe policial forma parte de los once tomos del sumario que investiga una trama generalizada de corrupción en la rehabilitación de iglesias y construcción de albergues con fondos de la Xunta que suma ya once imputados, entre ellos los dos presuntos líderes de la red, el ex restaurador de la Consellería de Cultura Carlos Gómez-Gil Aizpurúa, y el arquitecto de la Sociedade de Xestión do Xacobeo, José Manuel Pichel Pichel. El modo de operar de la red era siempre el mismo: Carlos Gómez-Gil o José Manuel Pichel pactaban de antemano las empresas que iban a realizar las intervenciones sobre el patrimonio eclesiástico y después daban apariencia de legalidad al proceso solicitando a las adjudicatarias otras dos ofertas para simular el concurso. "Se daba así apariencia de concurrencia a una adjudicación ya decidida", señala la policía.

El ex director de Patrimonio avaló proyectos cuando ya estaban adjudicados

El atestado de la unidad de delincuencia económica y fiscal pone de manifiesto graves carencias en la fiscalización de las contrataciones por parte de la Xunta, como lo demuestra el hecho de que en los expedientes administrativos falte documentación que es preceptiva como sellos y firmas oficiales, fechas que aparecen manipuladas a bolígrafo y algo que los investigadores consideran clave, "la documentación donde figure la constancia de la invitaciones a las empresas" para que opten a los concursos.

Las pruebas en poder del juez evidencian que la supuesta red operó con tres Gobiernos distintos, los que presidieron Fraga, Touriño y ahora Alberto Núñez Feijóo, entre 2004 y 2009, si bien a raíz de una investigación interna abierta por la consellería de Cultura de la nacionalista Ánxela Bugallo, durante el bipartito, en 2007, a sus protagonistas empezaron a acumulársele los problemas judiciales. El atestado policial alude a diez expedientes de obras de restauración tramitados por el Xacobeo que afectan a otras tantas iglesias y conventos de Pontevedra y Ourense.

La más beneficiada en estas adjudicaciones fue la firma CBC Márquez Vieira, que obtuvo siete de los diez contratos por los que cobró 285.640 euros al Xacobeo. La representante de esta sociedad es Olga Quintela López, también imputada en el caso, una vieja conocida del arquitecto de la sociedad del Xacobeo, José Manuel Pichel Pichel, tal y como se deduce de sus constantes conversaciones telefónicas interceptadas por la policía. CBC llegó a facturar 102.741 euros por dos adjudicaciones distintas para rehabilitar el altar mayor y los dos laterales de la iglesia de San Francisco de Tui. La empresa Alchimia recibió otros dos contratos por 57.442 euros y la firma Tomos, una adjudicación (41.702 euros).

En todas ellas ha hallado la polícía irregularidades que ni la Sociedade de Xestión do Xacobeo ni la Dirección Xeral de Patrimonio de la Consellería de Cultura, que debía autorizar las intervenciones al tratarse de rehabilitación de obras de valor artístico, lograron atajar hasta que intervino el juez.

De hecho, los agentes revelan que en cuatro de los diez expedientes la resolución de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural -la misma que a la postre denunció el caso ante la fiscalía- es posterior al contrato de trabajo que el Xacobeo realizó a la empresa adjudicataria. En otros cuatro contratos, "no consta en la documentación [aportada por el Xacobeo] la resolución de Patrimonio" y en dos más la policía ha detectado que este organismo de la Xunta basó su autorización en el proyecto presentado por la empresa adjudicataria mientras el contrato de trabajo se realiza sobre otro proyecto distinto que elaboró el restaurador de la Xunta, Carlos Gómez-Gil, amigo personal de Pichel. El papel de Gómez-Gil en estas adjudicaciones del Xacobeo, donde no tenía jurisdicción, es otra de las irregularidades que pone de manifiesto la brigada de delitos económicos de la policía.

Proyectos calcados

En los 2.000 folios de sumario la policía ha hallado pruebas evidentes de las comisiones, en especie y en metálico, pagadas por las adjudicatarias tanto a Gómez-Gil como a Pichel a cambio de realizar las obras que financiaban el Xacobeo y la Consellería de Cultura. De los expedientes administrativos recabados en el Xacobeo se deduce además que las empresas que recibían los contratos entregaban proyectos calcados a los diseñados por el ex restaurador de Cultura. Como ejemplo, el presupuesto que presentó la empresa CBC para restaurar el retablo de las Clarisas de Tui incluyó "fotos idénticas a las que figuran en el proyecto de Gómez-Gil".

Hay más. En el proyecto para rehabilitar el retablo de Santo Bieito de Allariz que presenta Carlos Gómez-Gil la policía destaca que "la mayoría de fotografías y el texto son idénticos al proyecto de la empresa Tomos que resultó adjudicataria". "El color de la tinta, la distribución, el formato y algunos conceptos del presupuesto son idénticos en ambos proyectos", señala el informe de la brigada de delitos económicos de la policía que está en poder del juez.

Obras bajo sospecha

- Retablo mayor en la iglesia de San Martiño en A Gudiña. Empresa CBC, 29.583 euros..

- Retablos laterales del convento de las Clarisas de Tui. Empresa CBC, 36.152 euros.

- Retablo mayor iglesia de San Pedro de Orille (Verea). Empresa CBC, 36.181 euros.

- Artesonado de San Martiño de A Gudiña. Empresa CBC, 29.772 euros.

- Retablos laterales de Santiago de Coedo en Allariz. Empresa Alquimia, 29.050 euros.

- Retablo lateral de Santo André de Cedeira (Redondela). Empresa Alquimia 28.392 euros.

- Retablo mayor San Francisco de Tui. Empresa CBC, 47.750 euros.

- Retablos laterales de San Francisco de Tui. CBC, 54.991 euros.

- Retablo mayor de Santa María de Riós. Empresa CBC, 51.211 euros.

- Retablo mayor de la iglesia de Santo Bieito de Allariz. Empresa Tomos, 41.702 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de octubre de 2010

Más información