Entrevista:VINCENT CASSEL | Actor y productor

"Si la izquierda y la derecha existieran, yo votaría"

Mientras la película que lanzó al estrellato a Vincent Cassel (París, 1966), El odio (1994), repetía como un mantra aquello de "lo importante no es la caída, sino el aterrizaje", la película que le trajo el pasado sábado hasta el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges sigue, varios Gobiernos después, con la misma visión pesimista en torno a la Francia multicultural.

Cassel es protagonista y productor de la ópera prima de Romain Gavras, hijo de Costa Gavras y polémico realizador de videoclips para artistas como Justice o M.I.A. Se titula Notre jour viendra (Nuestro día vendrá) y se trata de una huida a ninguna parte de dos pelirrojos (que en realidad no lo son) mientras buscan el paraíso perdido a través de una Francia de paisajes posindustriales. Es una abstracta reflexión sobre la identidad en la era de la crisis ideológica y la redefinición del Estado de bienestar.

El intérprete produce 'Nuestro día vendrá', la ópera prima de Romain Gavras

Pregunta. ¿Cómo definiría su labor como productor?

Respuesta. Creo proyectos en los que la libertad de expresión es lo más importante. Puede que no gusten, puede que disgusten, pero espero que siempre marquen.

P.

Notre jour viendra ha disgustado en Francia...

R. Mucha gente se puso en contra. Fue un poco la actitud que tuvieron con otra de mis producciones, Irreversible, de Gaspar Noé. Pero en esta película se me escapa un poco la reacción. Creo que lo que molestó fue el retrato del malestar generacional que hizo Romain.

P. ¿Cómo definiría ese malestar?

R. Es algo muy relacionado con la identidad y el derecho a la diferencia. En la sociedad francesa actual no se considera que en la diferencia se pueda encontrar un espacio. La identidad en mi país es considerada como única. Integra un elemento y ya está. Pero que seas negro o blanco, pelirrojo o rubio, no dice nada de la identidad de nadie. De eso habla la película. Evidentemente, es un tema muy amplio, pero aquí está tratado de una forma muy poética y cómica.

P. Y con un humor muy sarcástico...

R. Diría que se trata más de una comedia sarkostique (juego de palabras entre sarcastique y Sarkozy). Francia está muy revuelta con los temas de la inmigración y de la identidad nacional. Nos hacen creer constantemente que la culpa es del otro cuando el otro acaba de llegar. Es algo que no es justo y, sobre todo, algo desesperanzador.

P. ¿En qué medida una película como Notre jour viendra es esperanzadora?

R. Que hayamos podido hacer esta película ya es algo positivo [risas]. Y después, el hecho de que genere debate también es algo positivo. La realidad es múltiple y se podría hacer también una película sobre un lado bueno de la sociedad francesa. Pero en esta película partimos de un sentimiento generacional.

P. La película no toma ningún partido ideológico al hablar de un tema muy politizado. ¿Está de acuerdo?

R. Sí. Transita por una liberadora tangente ideológica. Por un lado, el director se dirige a gente más joven que yo, a toda esa generación que ha perdido la esperanza y que se pasa, como en la película, tardes enteras jugando a videojuegos online o negando su sexualidad. Por lo que a mí respecta, si la derecha y la izquierda existieran, yo votaría.

El actor y productor Vincent Cassel.
El actor y productor Vincent Cassel.AFP
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS