Reportaje:Primera huelga general contra Zapatero

De la Pirelli al World Trade Center

Los piquetes toman el Polígono Almeda de Cornellà, donde el sector servicios ha sustituido a las fábricas

Poco antes de la ocho de la mañana, cinco jóvenes engominados y enfundados en camisas blancas con corbatas a rayas contemplan con cara de estupefacción la llegada del piquete. Seguramente algo tiene que ver que están en su oficina, a una altura considerable, en lo que se llama World Trade Center Almeda Park, en Cornellà, que es ejemplo de la evolución industrial de Cataluña.

En terrenos que ahora emplean a más de 6.000 oficinistas y profesionales liberales de conocidas empresas, funcionó durante durante años la empresa Pirelli, que empleó a más de 1.000 empleados cuando el Baix Llobregat rebosaba de fábricas y era una referencia del movimiento obrero.

Ahora los tiempos son otros y ya quedan pocas industrias en el barrio de la Almeda. Los piquetes apenas pueden disuadir de entrar en el aparcamiento a algunos empleados en vehículos de de alta gama. "Con este carro también vengo yo a trabajar", "vamos, campeón, que te van a dar un premio por currar hoy", les espetan a "los esquiroles", ante la insistencia de dos mossos d'esquadra para que permitan el paso. La frustración se torna acción, los sindicalistas fuerzan la situación y se sientan. El vigilante de seguridad les responde echando el cierre del aparcamiento entre vítores.

El paro fue total en la Seat de Martorell, fiel a su tradición sindical

Más información

Paco García recuerda que presidió siete años el comité de Pirelli y Antonio Barbastro evoca que negoció el último convenio. "Los movimientos del capital han dejado a Cornellà sin industrias. Si solo servimos para atraer oficinas y no invertimos en valor añadido, vamos fatal", se lamentan.

El aparcamiento se abre al poco de alejarse el piquete en dirección a El Corte Inglés. Quieren evitar, y lo consiguen, que entre el personal antes de su horario habitual siguiendo el consejo de la dirección. Alguna dependienta lo intenta y no puede reprimir las lágrimas porque quiere trabajar. Las mujeres son minoría en el piquete, pero ya pueden verse dos sindicalistas de origen islámico con velo. Una afiliada a CC OO recuerda que la compañera que tiene al lado, de la asesoría jurídica, tiene a su hijo en la UCI y está siguiendo activamente la huelga. La dirección de El Corte Inglés también decide que es lo mejor, porque Cornellà no es Madrid y la policía no ha tomado la zona. Los sindicalistas destacarán después la exquisitez de los Mossos.

El piquete lo forman ya más de 300 personas, que acuden al centro comercial Esplau, junto al campo del Espanyol. Los Mossos les anuncian que habrá cierre, una comisión lo verifica y la comitiva emprende rumbo al centro Eroski, previa concentración ante el Ayuntamiento de Cornellà.

En el norte de la comarca hay cosas que permanecen con los años, como el seguimiento unánime de una huelga general en la Seat de Martorell, con 9.000 empleados y una afiliación superior al 80%. CC OO, UGT y CGT están a la greña desde hace años, pero toca unidad por un día y nadie la quiebra. La cadena de producción se para 24 horas y deja de producir unos 1.700 vehículos. Los delegados reconocen que el futuro de la factoría sigue siendo incierto, pero confían en la llegada del Q-3 el próximo año para revitalizarla, porque se prevén fabricar más de 100.000 unidades al año. La industria auxiliar de la zona también para por completo y espera beneficiarse del nuevo modelo.

En el polígono petroquímico de Tarragona, el impacto de la huelga fue absoluto, según los sindicatos. La patronal fijó el seguimiento en el 60%. En el Vallès, los polígonos industriales presentaban ayer un aspecto desértico, más propio de un día festivo. Como en el Baix Llobregat, los sindicatos calcularon que el 80% de la industria secundó el paro. Los piquetes actuaron en el centro logístico del CIM Vallès de Santa Perpètua de Mogoda, adonde solo se acercaron un centenar de camiones de los 3.000 que lo hacen a diario.

En la clásica guerra de cifras, CC OO y UGT hablaron ayer de un éxito total de la jornada de huelga en Girona, también con más del 80% de seguimiento en la industria, que en el caso de las compañías químicas y agroalimentarias elevaron por encima del 90%. La patronal de pequeñas y medianas empresas, PIMEC, cifró el seguimiento en el 8,1%.

Con información de Ferran Balsells, Rebeca Carranco e Ivanna Vallespín.

Industria

- Los sindicatos cifran el seguimiento de la huelga en las grandes industrias del área metropolitana de Barcelona en cerca del 95%.

- El paro fue casi del 100%, según los sindicatos, en grandes fábricas como Nissan, Seat, Sony, Basf, Ercros, Torras Papel, Delphi y Yamaha.

- Los trabajadores de firmas agroalimentarias como Borges, Bimbo, Cobega, Guissona, Damm, Freixenet, Gallina Blanca y Nutrexpa también secundaron mayoritariamente la huelga.

- Las minas de Sallent y Súria, explotadas por Iberpotash, fueron de las primeras empresas que se unieron a la convocatoria.

Tras conseguir parar los turnos de noche, los sindicatos prácticamente bloquearon la actividad en el polígono industrial CIM Vallès, ubicado entre Santa Perpètua y Mollet del Vallès, donde trabajan cerca de 5.000 obreros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 30 de septiembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50