Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre impone los servicios mínimos de la huelga general

La Comunidad de Madrid y los sindicatos llegaron a fijar los servicios mínimos pero el pacto se rompió

La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, ha vuelto a dar la espalda a los sindicatos. Ha aprobado por decreto el plan que fija los servicios mínimos en la región para la huelga general del próximo día 29.

Después de cuatro días de negociación, todas las partes amanecieron ayer optimistas. Si el Ministerio de Fomento ha podido cerrar un acuerdo con los sindicatos, la Comunidad de Madrid no iba a ser menos. A las nueve de la mañana ya se había desatascado la negociación y se había allanado el camino para lograr un pacto. La Comunidad de Madrid convocó temprano a los sindicatos a una nueva cita, la cuarta, para intentar fijar con acuerdo in extremis los servicios mínimos. El punto negro estaba en los transportes. Pero esta vez había una hoja de ruta fijada por el Ministerio que serviría de guía: en Madrid, circularán el 25% de los trenes de Cercanías [servicios fijados por Moncloa al ser de Renfe] durante todo el día, excepto un 30% de trenes en hora punta, entre seis y nueve de la mañana y de la tarde.

La reunión principal se produjo en la sede de la Función Pública regional, dependiente de la consejería de Presidencia, en la plaza del Conde del Valle de Suchil. Allí se dieron cita siete representantes sindicales (cuatro de UGT y tres de CC OO) con los directores generales de Función Pública, Miguel Ángel López, y de Recursos Humanos de la Consejería de Educación, Miguel José Zurita. Pero no fue el único punto de negociación. Durante toda la mañana hubo llamadas entre Aguirre, el vicepresidente Ignacio González, el consejero de Presidencia, Francisco Granados y los secretarios regionales de los sindicatos, José Ricardo Martínez (UGT) y Javier López (CC OO). Pero el acuerdo no llegó.A las 11.50, el acuerdo estaba prácticamente cerrado. De hecho, desde la sede de Función Pública se enviaron mensajes de móvil anunciando que se había alcanzado un acuerdo entre la Comunidad y los sindicatos. Los presentes en la reunión llamaron a sus superiores para contar con el visto bueno definitivo. Pero la bendición no llegó. Media hora después, comparecían Francisco Granados e Ignacio González para decir que no se había logrado un acuerdo. "Nos enteramos de la ruptura mientras estábamos negociando", aseguran Juan Luis Martín (UGT) y Paco Cruz (CC OO). La Comunidad lo niega. "Sobre las 12.00 se rompió todo. Era la hora límite porque el consejo tenía que adoptar una decisión", explican.

Granados y González culparon a los sindicatos para justificar por qué imponían los servicios mínimos de forma unilateral. "Cuando cerrábamos un tema, abrían otro", lanzaron desde el Gobierno regional. Los sindicatos lo negaron y aseguraron que solo reclamaban las mismas condiciones que alcanzaron con Fomento. El principal escollo estuvo en el transporte.

La gestión del metro y los buses fue un quebradero de cabeza desde el principio. Los sindicatos empezaron pidiendo que solo hubiera metro y autobuses urbanos durante seis horas, en las horas puntas de la mañana y de la tarde (de 6.00 a 9.00 y de 18.00 a 21.00). La Comunidad barajaba un 40% de media todo el día. Las dos partes coincidieron ayer en aplicar la misma propuesta que Fomento (30% en horas puntas y 25% en horas valle), pero se enredaron en los matices.

Los sindicatos pedían que, igual que hizo el ministerio, se revisara cada línea para evitar duplicar los servicios: que un autobús y el metro hagan el mismo recorrido. La Comunidad no estaba dispuesta a aceptarlo. "Ahí comprobamos que no querían llegar a un acuerdo", dicen desde Presidencia. Los mínimos se han fijado en el 50% para horas puntas, el mismo que se aplicó en la huelga de Metro de junio y que los sindicatos se saltaron por considerarlos "abusivos".

Servicios mínimos fijados por la Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid ha aprobado el plan de servicios mínimos para la huelga general del próximo 29 de septiembre mediante un decreto, tras no conseguir alcanzar un acuerdo con los sindicatos CC OO y UGT. El Gobierno regional, que no facilitó ayer el decreto aprobado, sí ofreció algunas pinceladas de cómo funcionarán los principales servicios que afectan al ciudadano durante los paros:

- Transportes. Metro y los autobuses urbanos de la EMT funcionarán, al menos, con el 50% del servicio en hora punta (establecida de 6.00 a 9.00 y de 18.00 a 21.00) y el 20% el resto del día. Ese mismo baremo se aplicará a los autobuses interurbanos. Los trenes de Cercanías, cuyos mínimos establece el Ministerio de Fomento, funcionarán al 25% durante todo el día, excepto en horas punta, cuando incrementarán el servicio al 30%.

- Educación. Los centros docentes abrirán, al menos, con la presencia del director, el jefe de estudios y un auxiliar. En las escuelas infantiles habrá un mínimo del 25% de la plantilla y un 35% en los centros de educación especial. Los servicios públicos prestados por concesión (como los colegios concertados) tendrán los mismos servicios mínimos que se aplican para las actividades públicas.

- Sanidad. Los centros de salud funcionarán con el personal necesario para atender las urgencias, igual que para los servicios de atención a domicilio. En los hospitales, la plantilla será la de un domingo o un festivo, además de las actividades programadas y urgentes, oncología, cuidados paliativos, diálisis y radioterapia y las urgencias de los diferentes hospitales. Servicios complementarios, como la limpieza de los quirófanos, estarán al 100%.

- Justicia y urgencias. El 29-S se atenderán los servicios que haya fijado en los juzgados de guardia. Las plantillas de bomberos, el teléfono de emergencias 112 y el Summa trabajarán como un día normal

.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 2010

Más información