El Tribunal de Cuentas desbarata la estrategia de Del Nido con las minutas

La sala cree que hubo "daño real" en los pagos de Marbella al presidente sevillista

El Tribunal de Cuentas ha lanzado un torpedo a la estrategia de defensa del abogado y presidente del Sevilla, José María del Nido, que está siendo juzgado en la Audiencia de Málaga por el llamado caso Minutas, el cobro de al menos 1,3 millones de euros del Ayuntamiento de Marbella y sus sociedades municipales entre 1999 y 2003 por servicios que supuestamente no realizó. El máximo órgano fiscalizador del Estado ha cambiado de criterio y en al menos tres sentencias recientes considera que algunas de las facturas profesionales giradas por Del Nido de forma supuestamente irregular supusieron un "daño económico real y efectivo" en las arcas municipales.

Del Nido fue contratado, de forma verbal y sin mediar expediente alguno, por el fallecido alcalde Jesús Gil para asesorar jurídicamente al consistorio y a sus empresas participadas con motivo de la fiscalización de las cuentas municipales entre 1990 y 1999 que llevó a cabo el propio Tribunal de Cuentas. En las semanas previas al inicio del juicio del caso Minutas, el pasado mes de abril, y en su interrogatorio durante la vista oral, Del Nido se jactaba de que, en numerosas sentencias, el Tribunal de Cuentas no había apreciado perjuicio contable por las minutas giradas al Ayuntamiento.

El máximo órgano fiscalizador cambia de criterio y censura los pagos
Más información
El interventor marbellí dice que "nunca jamás" pudo fiscalizar las minutas de Del Nido

Del Nido se refería a una parte muy concreta de su actuación: los llamados formularios SMM-1. Estos formularios eran enviados por el Tribunal de Cuentas a cada una de las 21 sociedades municipales marbellíes y estas debían cumplimentarlos con una serie de datos básicos de fácil acceso, como el nombre del gerente y los administradores o el domicilio social.

Por rellenar estos sencillos formularios, Del Nido, giró al consistorio en el año 2002, un total de 21 minutas por valor de 79.929 euros. Los documentos, además, no iban firmados por Del Nido, sino que los rubricó el entonces administrador de las empresas, Modesto Perodia. Del Nido adujo que su labor, que requirió ocho viajes entre Sevilla y Marbella, consistió en recabar la información para rellenar los cuestionarios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En las primeras sentencias sobre las sociedades municipales, el Tribunal de Cuentas entendía que no había pruebas de que el Del Nido no realizara los servicios por los que cobró sumas millonarias. Estas tesis han servido al mandatario sevillista como base para articular su defensa en el juicio que se sigue contra él desde abril en la Audiencia de Málaga. El fiscal pide para el letrado 16 años de prisión.

Ahora, la doctrina ha cambiado. En sus tres últimas sentencias, la sala "no considera suficientemente acreditada la realización de los servicios profesionales por los que minutó y cobró el señor Del Nido". El órgano fiscalizador sostiene que en sus fallos anteriores, los pagos a Del Nido por los SMM-1 se contemplaron de forma aislada y "sin tener una visión de conjunto". Este nuevo enfoque permite al Tribunal de Cuentas sostener que "fue una práctica generalizada la de pagar importantes cantidades de dinero por servicios irregularmente contratados (...) y cuya utilidad, valor real y necesidad siempre parecen dudosas".

Las sentencias, que pueden recurrirse ante la Sala Tercera del Tribunal Supremo (Contencioso-Administrativo), no se detienen solo en los famosos formularios. Una de ellas también considera que se creó un daño contable cuando Del Nido cobró 278.869 a la entidad Control de Servicios Locales SL por intervenir en 2001 en dos diligencias preliminares del Tribunal de Cuentas. Del Nido, contratado supuestamente para defender los intereses municipales, representaba en realidad en eses actos a los supuestos autores de los perjuicios contables que había sufrido esa sociedad municipal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS