Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Disminuye el número de hambrientos en el mundo por primera vez en 15 años

Por primera vez en 15 años desciende el número de personas que sufren hambre en el mundo. La nueva estimación, dada a conocer ayer por la FAO y el Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA), sitúa el número de hambrientos por debajo de los 1.000 millones: 925 millones que sufrirán hambre crónica este año, un 9,6% menos de los 1.023 millones del año pasado. En cualquier caso, sigue siendo un número "inaceptablemente alto", dijo el director general de la FAO, Jacques Diouf. "Cada seis segundos muere un niño debido a problemas relacionados con la desnutrición. El hambre sigue siendo la mayor tragedia y el mayor escándalo del mundo", afirmó.

El hambre es un problema estructural, recordó la FAO. La cifra de personas desnutridas continúa incrementándose en algunos países incluso en períodos de elevado crecimiento económico y precios relativamente bajos. La recuperación económica, aunque esencial, no será suficiente para eliminar el hambre en un plazo aceptable, dijo la organización.

Un 30% de la población del África subsahariana está desnutrida

La menor cifra de hambrientos se debe principalmente al mayor crecimiento de países emergentes como China, Brasil o India, y del descenso de los precios alimentarios registrado desde 2008. Pero si continúa el encarecimiento se frenará la reducción del hambre, alertó la FAO.

La zona donde más ha bajado el hambre crónica es Asia, donde se calcula que 80 millones de personas dejaron de sufrir hambre este año. Pese a todo, es la región con mayor número de personas desnutridas (578 millones). En el África subsahariana un 30% ciento de la población (239 millones de personas) pasa hambre. Allí, el descenso fue mucho menor -cerca de 12 millones-.

Otro dato del informe que publicarán en octubre la FAO y el PMA revela que dos tercios de las personas hambrientas se concentran en siete países: Bangladesh, China, República Democrática del Congo, Etiopía, India, Indonesia y Pakistán.

En mayo pasado, Diouf lanzó la campaña 1billionhungry (Mil millones de hambrientos), destinada a llamar a los líderes mundiales a poner fin al drama. Más de medio millón de personas han firmado ya una petición en Internet para que los políticos sitúen ese objetivo como su prioridad. Del 20 al 22 de septiembre se celebrará en Nueva York una cumbre que debe acelerar el cumplimiento de los ocho Objetivos del Milenio acordados por la ONU en 2000. El primero era reducir a la mitad en 2015 el porcentaje de hambrientos. A cinco años de finalizar el plazo, el porcentaje no sube de un dramático 16%.

Para atajar las causas del hambre, dijo la FAO, los Gobiernos deben invertir más en la agricultura, desarrollar programas de ayuda y estimular actividades que produzcan rentas.

Diversas ONG, como Oxfam y Ayuda en Acción, señalaron que el descenso de la cifra de hambrientos está más ligado "a la coyuntura económica favorable que a políticas realmente eficaces", y alertaron de que una nueva crisis alimentaria puede explotar en cualquier momento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de septiembre de 2010