Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una enfermedad desconocida mata a cientos de tórtolas en los jardines de Montjuïc

El Ayuntamiento investiga si la mortandad se debe a un virus- El Ayuntamiento vació "por seguridad" los estanques, pero asegura que tras los análisis se descartó este foco

Cientos de tórtolas turcas han muerto en las últimas semanas en Montjuïc y zonas cercanas a causa de una enfermedad de origen desconocido que, hasta la fecha, no ha afectado a otras aves o animales de la zona.

Trabajadores del servicio de Zoonosis del Ayuntamiento de Barcelona explican que durante las dos últimas semanas han recogido una media de 12 tórtolas turcas muertas al día en los jardines del palacete Albéniz, la residencia de los Reyes de España en sus visitas a la capital catalana, lo que elevaría la cifra de pájaros muertos en este espacio a más de 200. Parques y Jardines admite que también han sido encontradas muertas aves en el cementerio de Montjuïc y cerca de la sede del Consorcio de la Zona Franca, aunque un portavoz del departamento reduce la cifra de tórtolas muertas a un centenar.

El Ayuntamiento ha abierto una investigación para averiguar el origen de la extraña mortandad. Los ejemplares encontrados muertos han sido enviados a la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona para que les sea realizada una necropsia. Sobre todo "para descartar que sea un brote del virus de la gripe aviar o una enfermedad que pueda contagiarse a las personas", según Parques y Jardines.

Se trata de un análisis exhaustivo y complicado. Es necesario encontrar los ejemplares enteros para poder realizarlo con éxito, algo difícil en el parque porque "los gatos las destrozan y luego solo quedan las plumas", explica Ciriano Iglesias, jardinero en el palacete Albéniz desde hace 16 años. "Nunca había visto nada igual", explica mientras descubre otra tórtola muerta junto a la puerta trasera de los jardines.

También se ha analizado el agua de las fuentes. Según fuentes del departamento, el cloro y el pH del agua son los correctos. Aunque, según el Ayuntamiento, el agua analizada no presentaba ningún problema, las fuentes ornamentales del jardín se vaciaron el fin de semana del 28 de agosto y se volvieron a llenar "para más seguridad", señala un portavoz.

Josep Miquel Badia, presidente de la sociedad ornitológica de L'Hospitalet de Llobregat y trabajador de Parques y Jardines, está convencido de que el problema está en las fuentes. Los amplios estanques del palacete suelen ser uno de los puntos preferidos de las aves en Montjuïc para beber. "Durante las dos semanas de más mortandad de tórtolas, el resto de las aves, como gorriones, jilgueros, verderones y gaviotas, desaparecieron del parque. Solo quedaron las tórtolas porque fueron las únicas que no detectaron que había algo raro en el agua", explica. "Creo que las aves han muerto por beber agua de las fuentes ornamentales. Solo hay que acercarse al parque para ver que hay más cadáveres junto a la cascada", dice Badia. A su juicio, que se hayan encontrado aves muertas en otros puntos de Montjuïc no es extraño. "El cementerio está como máximo a un kilómetro del parque", dice.

El conservador del parque, Clemente Murillo, afirma que durante esas dos semanas las gaviotas desaparecieron del parque. Desde hace un par de días, están regresando. Parques y Jardines insiste en que el agua de la fuente se encontraba en buen estado. "Nuestra hipótesis es que se trata de un virus", insiste un portavoz. "Si se han encontrado tantas tórtolas en el palacete es porque, como se encuentran mal, prefieren ir a un sitio solitario como este", explica el portavoz. El recinto solo abre al público el fin de semana.

El Ayuntamiento de Barcelona no tiene contabilizado el número de tórtolas turcas que hay en la ciudad, ya que no es un ave considerada una plaga. Según el Libro Rojo sobre las aves de España, financiado por el Ministerio de Medio Ambiente, hay entre 790.000 y un millón de parejas en territorio español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de septiembre de 2010