Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un líder estudiantil por varios ataques contra la estación de la UAB

Los Mossos acusan a dos jóvenes de asociación ilícita por los repetidos destrozos

Eudald Calvo, un líder estudiantil de 24 años, se ha metido en un buen lío. Los Mossos d'Esquadra consideran que el chico estuvo al frente de una organización que, durante meses, se coordinó para causar destrozos en una estación de tren. De modo que, lo que generalmente sería un delito de daños, se ha convertido, tras una novedosa investigación policial, en uno de asociación ilícita. La policía autonómica ha detenido, por idéntico motivo, a otro joven de 18 años que actuaba, presuntamente, bajo las órdenes de Calvo.

Entre diciembre de 2009 y marzo de este año, la estación de tren de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) fue escenario de movilizaciones estudiantiles contra la subida de las tarifas del transporte público. Durante las protestas, algunos jóvenes utilizaron ácidos para inutilizar las máquinas donde se validan los billetes, realizaron pintadas y causaron desperfectos en la terminal. Harta de acumular pérdidas -cifradas en 25.000 euros- Ferrocarrils de la Generalitat denunció el caso.

La policía sostiene que los actos vandálicos fueron "planificados"

Los Mossos iniciaron una investigación y, tras analizar las imágenes de las cámaras de vigilancia, llegaron a la conclusión de que Calvo lideraba las acciones de los estudiantes. Las imágenes muestran al estudiante con un megáfono en la mano y cómo, inmediatamente después, algunos jóvenes con capucha arrojan botes de pintura. Los agentes determinan que los daños se hacían de forma "planificada" y "organizada". Además, señalan que la organización de Calvo estaría formada por más de tres personas que se reunían de forma asamblearia.

Con esos indicios, la policía autonómica ha considerado que podía acusar a Calvo y al otro joven detenido -cuya identidad no ha trascendido- de un delito de asociación ilícita, que para los "fundadores, directores y presidentes de las asociaciones" puede suponer una pena de cárcel de dos a cuatro años, según el Código Penal.

En ese punto radica la principal novedad de esta investigación, que supone un salto cualitativo de la policía para combatir con más eficacia el vandalismo. Igual que con otros problemas reincidentes -como los robos de menores a cargo de sus padres y el fenómeno de los carteristas- los policías han tenido que apañárselas para buscar nuevas fórmulas de perseguirlos y evitar que los delitos queden impunes. En su día, las investigaciones lograron responsabilizar a los padres de los hurtos cometidos por sus hijos -los menores de 14 años son inimputables- y acusar, también de asociación ilícita, a un grupo de carteristas que actuaba en el metro de Barcelona.

El Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC) informó ayer de que, en su historial como líder estudiantil de ese mismo sindicato, la policía ha abierto cinco causas contra Calvo, que, además, es portavoz de la organización juvenil independentista Maulets. El SEPC afirmó que las pruebas aportadas contra el joven son un "montaje policiaco", que pretende "criminalizar" al movimiento estudiantil y evitar nuevas protestas. La organización pidió el archivo de la causa.

El martes, Calvo fue detenido en Argentona (Maresme) y ayer, tras declarar ante el juez, quedó en libertad con cargos por asociación ilícita, daños, lesiones y desórdenes públicos. El otro joven arrestado, de 18 años, está acusado solo de asociación ilícita y daños.

La operación policial sigue abierta y los Mossos no descartan que, en los próximos días, puedan practicar nuevas detenciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de agosto de 2010