La Xunta reactiva 31 minicentrales eléctricas anuladas por el bipartito

Los proyectos deberán adaptarse a los nuevos requerimientos ambientales

La Consellería de Medio Ambiente ha encontrado en el Plan Hidrológico Galicia-Costa la herramienta adecuada para recuperar las 31 minicentrales hidroeléctricas que paralizó el anterior Gobierno bipartito. El borrador del documento, publicado ayer en el Diario Oficial de Galicia (DOG), establece una única condición para desbloquear los proyectos, aprobados en uno de los últimos Consellos de la Xunta de Fraga, ya en funciones, y bloqueadas por un decreto del bipartito, al inicio del mandato de Emilio Pérez Touriño. La condición consiste en proponer un nuevo diseño "acorde con los nuevos requerimientos medioambientales" para las concesiones, que se consideran por lo tanto en vigor.

Más información

El borrador del Plan Hidrológico Galicia-Costa, que afecta a la cuenca que es de competencia exclusiva de la Xunta, permanecerá en exposición pública durante los próximos seis meses. En el apartado de las controvertidas concesiones para aprovechamientos hidroeléctricos, cuya proliferación anterior a 2005 provocó una gran contestación política y social, el proyecto remite al Plan Sectorial Hidroeléctrico, en el que se establecerán previsiones específicas, con la incorporación de "medidas tendentes a minimizar sus afecciones al medio y a otros posibles aprovechamientos".

Eso, en cuanto a las de nueva concesión. Las que paralizó el bipartito, autorizadas por el Ejecutivo de Fraga, el Plan Hidrológico no las considera caducadas ni sin efectos administrativos, como pretendía la oposición. Lejos de ello, las recupera con los condicionantes del nuevo diseño y del cumplimiento de los nuevos requerimientos medioambientales, requisitos que también deberán cumplir las concesiones otorgadas y en explotación, aunque estas de forma progresiva y en los términos y plazos que establezca la administración hidráulica. El actual conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, fue presidente de Augas de Galicia entre 1996 y 1998, etapa en la que la concesión masiva de licencias para minicentrales mereció una reprimenda del Consello de Contas.

La revisión del Plan Sectorial Hidroeléctrico será la herramienta que empleará la Xunta para establecer los tramos de río no susceptibles de aprovechamientos hidroeléctricos, que con carácter general serán las reservas naturales fluviales, las zonas de protección especial y los incluidos en masas de agua catalogadas con muy buen estado ecológico. Estos tramos podrán ser ampliados a propuesta de Augas de Galicia. En los espacios que se consideren aptos para las minicentrales, se deberá realizar un estudio hidrológico del tramo pretendido, se diseñarán las instalaciones de los elementos que componen el aprovechamiento y se efectuará un estudio del grado de compatibilidad del aprovechamiento con otros usos hidráulicos preexistentes. El proyecto técnico se acompañará del estudio ambiental pertinente.

El borrador del plan establece el inicio de expedientes de extinción por caducidad de las concesiones para minicentrales en los que exista constancia de que la explotación lleva interrumpida más de tres años, siempre que las causas sean imputables a la voluntad del titular de la concesión. Las modificaciones para cumplir el régimen de caudales ecológicos no se considerarán concesiones, sino autorizaciones administrativas.

El proyecto publicado ayer en el DOG es una herramienta básica de planificación en materia de gestión de los recursos hídricos, que cuenta con una programación de medidas cuya inversión asciende a 1.542,7 millones de euros hasta 2015, muchas de ellas ya ejecutadas. Alrededor del 60% de la financiación corresponde a la Administración autonómica. El objetivo del plan es alcanzar el buen estado de las masas de agua para el año de referencia y que las demandas sean satisfechas de forma adecuada. La mayor parte de las inversiones está destinada a medidas para el cumplimento de los objetivos medioambientales.

El ámbito territorial de la cuenca Galicia-Costa se corresponde con los ríos que vierten al Cantábrico y al Atlántico, excepto el Eo y Navia y los sistemas Miño-Sil, Limia y Duero. La cuenca se extiende por las tres provinas costeras de Galicia, lo que abarca el 44% del territorio gallego y el 75% de su población. La superficie es de 13.072 kilómetros cuadrados.

Más grandes presas

El Plan Hidrológico Galicia-Costa establece las condiciones para los proyectos de aprovechamiento hidroeléctrico que contemplen la construcción de presas de gran envergadura, que deberán cumplir determinados requerimientos sobre la mejora de la morfología y la calidad ambiental de los cauces. Se abre así la puerta a grandes embalses de uso distinto del abastecimiento de agua.

También el borrador que llegó a presentar el anterior Gobierno contemplaba la construcción de presas con uso exclusivo o compartido de producción energética. Así, el bipartito planteaba este tipo de infraestructuras hidráulicas en los ríos Xubia, Tambre, Arnego, Deza, Umia y Verdugo. Eran 6 de las 22 presas propuestas en el ámbito Galicia-Costa, de las que la gran mayoría eran de laminación para combatir crecidas de los ríos. El proyecto que ahora impulsa la Xunta de Alberto Núñez Feijóo, en cambio, no delimita ubicaciones concretas, sino que establece las condiciones generales que deben cumplir estas presas, cuya ubicación se definirá en posteriores planes sectoriales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 21 de agosto de 2010.