Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Científicos critican a Obama por decir que queda poco crudo del vertido

Nuevos estudios estiman que el 75% del petróleo está en el fondo marino cuatro meses después y amenaza el ecosistema y la pesca - BP sellará la fuga esta semana

Cuando se cumplen cuatro meses de la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, BP se dispone a sellar definitivamente la fuga de petróleo con cemento. Mientras, sigue empleando a pescadores locales para que recojan y quemen el poco crudo que hay en superficie. La gran duda que ahora plantean científicos e investigadores es cuánto queda hundido en el golfo de México y qué efectos puede tener para el ecosistema y la pesca. En muchas ocasiones, esos expertos se enfrentan a unas cifras gubernamentales que ven como demasiado favorables a BP.

Según el Gobierno, el equivalente a 4,9 millones de barriles de crudo manchó el océano durante los 87 días en que el vertido estuvo incontrolado tras el accidente en el que fallecieron 11 personas. La Casa Blanca, con su imagen afectada por la catástrofe, ha recurrido a sus propios estudios para asegurar que un 74% de ese crudo ha desaparecido. "Los científicos aseguran que solo el 25% del petróleo no ha sido recuperado, no se ha evaporado o no ha sido disuelto por la madre naturaleza", dijo Carol Browner, asesora en energía de Barack Obama, el 4 de agosto. "Pero la naturaleza seguirá haciendo su trabajo".

La petrolera ha pagado ya 24.000 millones de euros en compensaciones

Menos de un mes después, BP, que ha pagado ya 24.000 millones de euros en sus operaciones de compensación y respuesta al accidente y que acumula unas pérdidas de 13.250 millones, se prepara para el sellado definitivo del pozo con cemento, que verterá por un conducto que lleva perforando desde mayo. Desde el 15 de julio, cuando la petrolera pudo activar las válvulas de sellado, no emana crudo al océano. Y justo ahora, los científicos responden al Gobierno que la naturaleza no puede haber actuado tan rápido como para evaporar 576 millones de litros de crudo en 100 días.

El martes se publicó un estudio, elaborado por investigadores de la Universidad de Georgia, que asegura precisamente que tres cuartas partes del petróleo están intactas bajo la superficie marina. "La idea de que un 75% del crudo ha desaparecido y que no deberíamos preocuparnos por sus efectos sobre el medio ambiente es totalmente incorrecta", explicó el profesor Charles Hopkinson. "Uno de los grandes errores del Gobierno es entender que el crudo disuelto ha desaparecido y ya no supone una amenaza".

Ese grupo cree que en el Golfo puede quedar hasta un 79% del petróleo, algo que puede afectar seriamente a la pesca, que comenzó su temporada de gamba blanca este pasado lunes. Muchos de los faeneros del Misisipi, sin embargo, han preferido dejar pasar la ocasión para seguir cobrando de BP por recoger crudo cerca del lugar del accidente. "Como buena parte del petróleo está en forma de microgotas en aguas muy profundas y muy frías, es imposible inferir que el ritmo de descomposición sea el mismo que en otros estudios elaborados sobre crudo en superficie", reza el informe de Hopkinson.

Serían malas noticias para la Casa Blanca, que ha intentado reformar integralmente el sistema de concesión de licencias petrolíferas para evitar que vuelva a repetirse una catástrofe como la del golfo, ya que BP no contaba con un plan concreto de emergencia en caso de vertidos en la Deepwater Horizon. Por un lado, Obama eliminó la agencia federal que concedía las licencias, considerada por muchos como un nido de corrupción política y connivencia con los empresarios del petróleo. Por otro, el lunes, la Casa Blanca anunció que, cuando levante la moratoria temporal que ha impuesto sobre nuevas perforaciones, exigirá a todas las solicitudes estudios rigurosos de impacto medioambiental.

Hasta la fecha, BP ha usado siete millones de litros de disolventes . En principio, muchos ecologistas expresaron temor por sus efectos sobre la vida marina. El Gobierno estableció que BP solo podría usarlos cuando obtuviera un permiso expreso. Sin embargo, y según un informe del congresista Edward Markey, la excepción ha sido norma. La Agencia de Protección Medioambiental autorizó el uso de esos químicos en 74 ocasiones a lo largo de 48 días.

Algunos científicos, sin embargo, aseguran que los químicos no son motivo de preocupación. "No son los disolventes los que causan los efectos ecológicos. Lo que es más tóxico es el crudo", asegura la profesora LuAnn White, de la Universidad Tulane, en Luisiana. "Ese químico no se bioacumula. No tendrá efectos a largo plazo". White añade, optimista, que el golfo de México es un inmenso yacimiento de crudo, donde hay numerosas fugas naturales. "Las bacterias están acostumbradas a procesar ese petróleo".

El problema, para otros, es su efecto mientras siga hundido. Un estudio de la Universidad de South Florida publicado esta semana demuestra que buena parte de ese petróleo puede haber viajado ya a distancias considerables. Sus autores dicen que han encontrado restos en el Cañón DeSoto, al norte de Florida, una zona de poca profundidad en la que suelen desovar diversas especies de peces. "Que se haya disuelto no significa que no vaya a tener efecto sobre la vida marina", dijo el oceanógrafo David Hollander.Los biólogos marinos creen que peligran los arrecifes de coral a 300 metros de profundidad; especies migratorias como el atún de aleta azul y las gambas, los cangrejos y las ostras, forma de manutención de miles de personas.

Cuatro meses de tragedia

- El 20 de abril de 2010 se incendia la plataforma petrolífera Deepwater Horizon, operada por BP, a 75 kilómetros de la costa de Luisiana. Provoca 11 muertos. La plataforma se hunde el 22.

- 2 de mayo. Primera visita de Barack Obama a la zona.

- 8 de mayo. Fracasa el primer intento de sellar el pozo.

- 16 de mayo. BP comienza a recoger parte del petróleo derramado.

- 20 de mayo. La marea negra llega al delta del Misisipi, donde viven 400 especies protegidas. La fuga contamina también las costas de Luisiana, Alabama, Florida y Tejas.

- 26 de mayo y 2 de junio. Fracasan otros dos intentos de detener el vertido. Uno mediante una inyección de flujo pesado. El otro, con robots submarinos.

- 7 de junio. La campana colocada cuatro días antes permite por primera vez controlar la fuga.

- 16 de junio. BP anuncia que aportará 20.000 millones de dólares (15.000 millones de euros) a un fondo de compensación.

- 15 de julio. BP anuncia que por primera vez ha dejado de fluir crudo al mar.

- 2 de agosto. Un informe oficial encargado por el Gobierno cifra el vertido en 4,9 millones de barriles de crudo.

- 4 de agosto. BP informa de que su operación para sellar el pozo averiado por fin "ha funcionado". Según el Gobierno de EEUU, casi el 75% del petróleo vertido ha desaparecido. Van surgiendo voces científicas que cuestionan esa información.

- 15 de agosto. Obama visita la zona afectada y se baña en las aguas del golfo de México con su hija Sasha para demostrar que están limpias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de agosto de 2010

Más información