El terror amenaza la transición en Irak

Un atentado suicida causa 57 muertos en un centro de reclutamiento de Bagdad - El ataque se produce 15 días antes del fin de las operaciones militares de EE UU

Un suicida provocó ayer a primera hora de la mañana, en un centro de reclutamiento de Bagdad, una matanza en la que perecieron al menos 57 civiles y aspirantes a ingresar en el Ejército iraquí. A solo dos semanas de que las tropas de EE UU se retiren a los cuarteles, poniendo fin a sus operaciones militares, el atentado es el más grave en lo que va de año. Durante el mes de Ramadán, que comenzó hace una semana, los ataques suelen recrudecerse en Irak. Y a ello se suma la inestabilidad política -más de cinco meses después de las elecciones generales, los líderes políticos han sido incapaces de formar Gobierno-, que no hace sino alentar a insurgentes y terroristas.

A partir del 1 de septiembre, los militares de Estados Unidos se limitarán, en principio, a instruir y entrenar a las fuerzas de seguridad iraquíes. Permanecerán en el país árabe 50.000 uniformados estadounidenses. En el periodo más culminante de la guerra civil entre suníes y chiíes, en 2007, llegó a haber desplegados en suelo iraquí 166.000 soldados de Estados Unidos.

Militares iraquíes aseguran que la matanza de Bagdad es obra de Al Qaeda
Los soldados de EE UU se dedicarán a adiestrar al Ejército local

Más información

"Todos los reclutas estaban sentados en el suelo. Cuando el oficial apareció, les ordenaron ponerse en pie. Inmediatamente después, el suicida se hizo estallar", comentaba el soldado Younes Ali. Un portavoz del Ejército apuntó a Reuters que tal vez hubiera dos terroristas suicidas. "Esta es una seña de identidad de Al Qaeda y sus aliados locales", añadió.

El portavoz del centro de operaciones de Bagdad, general Qasem Ata, reconoció que las medidas de seguridad en el centro de reclutamiento no eran suficientes. "Las medidas de seguridad adoptadas, en comparación con el número de voluntarios que se habían presentado, no eran suficientes", dijo Ata a la agencia Efe. El general puntualizó que no se había tenido en cuenta la multitud de reclutas que iba a presentarse a las pruebas de ingreso y agregó que el lugar en el que habían sido convocados los aspirantes no era adecuado como "centro de voluntariado y de agrupación de ciudadanos".

El Ejército y la policía son instituciones que ofrecen numerosos empleos con sueldos -alrededor de 400 euros mensuales- más que aceptables para Irak. Cientos de esos jóvenes suelen hacer cola en los centros de reclutamiento, uno de los objetivos preferidos desde hace años por insurgentes y terroristas. Desde comienzos de año, varios atentados han sacudido Irak. Alguna jornada se vio salpicada por ataques a lo largo de todo el país que dejaron más de 100 muertos.

Mandos de las Fuerzas Armadas están convencidos de que Al Qaeda intentará explotar las divergencias políticas entre los partidos chiíes y el partido triunfador en las elecciones del 7 de marzo -el grupo laico bautizado como Iraquiya-, que consiguió dos escaños más (91) que el partido en el Gobierno, el Estado de la Ley del primer ministro, Nuri al Maliki. Los gobernantes se esfuerzan por convencer a los iraquíes de que la situación de seguridad está mejorando paulatinamente. No está nada claro. Lo que no es aventurado presagiar es que los rebeldes y Al Qaeda se van a esforzar por dejar en mal lugar a los responsables políticos de Irak.

Y lo que es una evidencia es que las bajas entre los soldados de la coalición internacional han caído en picado, seguramente porque todos los países están ya embarcados desde hace meses en la retirada de sus tropas. En 2007, fallecieron 961 militares de los países que han enviado soldados. Este año han muerto 45.

Nadie está a salvo de la mala fortuna de perecer en un atentado. Pero hay colectivos, además de los policías y soldados, que son perseguidos con especial saña. Ocho jueces fueron atacados ayer en varias ciudades iraquíes. Dos de ellos -en Bagdad y en la provincia de Diyala- murieron. "Estos ataques están bien orquestados. Persiguen al sistema judicial al completo", aseguró un portavoz militar.

Irak es un país cuya Administración y Ejército fueron literalmente desmantelados hace siete años, tras la disolución del Ejército y del Partido Baaz, dominados a sangre y fuego por el dictador Sadam Husein durante un cuarto de siglo. Reconstruir esas Fuerzas Armadas, en medio de las profundas divisiones sectarias que aquejan al país, es una tarea enorme. Incluso antiguos prebostes del régimen de Sadam Husein -como el ex ministro de Asuntos Exteriores, Tarek Aziz- piden ahora que el Ejército estadounidense permanezca al menos una década más en el país.

Una compleja estabilidad

- Voto sectario. Los resultados de las elecciones provinciales celebradas en Irak en enero de 2009 reflejan las profundas divisiones sectarias que aquejan al país. La lista del primer ministro, Nuri al Maliki, logra la victoria en Bagdad y en ocho de las nueve provincias chiíes del sur.

- El cambio de Obama. En marzo de 2009, seis años después de la invasión de Irak, el presidente de Estados Unidos anuncia el final de las operaciones de combate

de las tropas estadounidenses en el país en agosto de 2010. Los militares abandonan en junio pasado las principales ciudades.

- La amenaza terrorista. En vísperas de las legislativas del 7 de marzo de 2010 una cadena de atentados deja centenares de muertos en distintas zonas del país. El 8 de diciembre de 2009, al menos cuatro coches bomba estallan en Bagdad y causan 112 muertos. El 25 de enero de 2010, tres terroristas suicidas atacan tres importantes hoteles de la capital. Mueren 36 personas.

- Segundas elecciones. El 7 de marzo, los iraquíes vuelven a las urnas para las segundas legislativas desde la caída del regimen de Sadam Husein. Las primeras, celebradas en diciembre de 2005, dieron la victoria a los chiíes, pero sin mayoría absoluta.

- Atentados suicidas. El 23 de abril, varios atentados causan en Bagdad al menos 56 muertos. El 10 de mayo, en una serie de ataques ocurridos en varias zonas del país, mueren al menos 125 personas.

- Sin mayoría. Iraquiya, el bloque laico encabezado por el ex primer ministro Iyad Alaui, gana las elecciones con 91 escaños. El Estado de la Ley, del partido del primer ministro, Nuri al Maliki, obtiene 89 escaños, y la coalición chií Alianza Nacional Iraquí, 70. A estos dos partidos les faltan cuatro escaños para la mayoría absoluta de 163 escaños.

- Limbo político. El 16 de agosto, el partido de Alaui rompe las negociaciones con el Estado de la Ley. Cinco meses después de las elecciones, Irak no tiene nuevo Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de agosto de 2010.

Lo más visto en...

Top 50