Los 'celtas' catalanes buscan público emigrando a Galicia

Los barceloneses Slàinte abren el Festival Irmandiño de Moeche

Slàinte significa "salud" en irlandés y en escocés. El famoso brindis gaélico da nombre a uno de los pocos grupos de música celta que hay en Cataluña y el único que se ha resistido a la fusión. Desde que nació, en 1993, se ha mantenido fiel al sonido puramente irlandés, acústico y apartado del sintetizador. Con "dificultades", aseguran los miembros del grupo, para tocar en Cataluña, el próximo 21 de agosto rompen el hielo en el escenario de la 31ª edición del Festival Irmandiño de Moeche (A Coruña).

El conjunto, formado por cuatro músicos catalanes, tiene prácticamente los mismos bolos -y a veces incluso más- en Asturias, León, Galicia, y Francia, que en Cataluña. "Existe un cierto proteccionismo", denuncia el fundador del grupo, Pello García (Barcelona, 1970). El circuito del folk en Cataluña es "cerrado", asegura, "da prioridad a todo lo de casa y no quiere interferencias de fuera". En Galicia, sin embargo, la música celta no suena tan lejana. Tiene público y apoyo. "Y es pionera en la organización de festivales", añade García. Aunque concede que el público catalán "recibe bien" el sonido irlandés y escocés, García afirma que los gallegos son "más receptivos". "Aunque también hay puristas de lo propio, como pasa en Cataluña y en otras comunidades, en general, musicalmente, la gente en Galicia es más abierta", insiste.

"Los gallegos son más receptivos a nuestra música", dice Pello García

Influye también que el folclore gallego está históricamente ligado a la cultura celta. Aunque García rechaza absolutamente la etiqueta de música celta. "No hay un género musical que pueda ser descrito como celta", explica, "pero el término funciona bien como distintivo comercial desde los años setenta". Ahora, este cajón de sastre abarca muchos géneros tradicionales y populares, pero Slàinte se mantiene fiel a las raíces del folk irlandés. "Experimentamos en el resto de proyectos que tenemos todos los miembros del grupo, pero queremos que Slàinte sea lo más auténtico posible". Para lograrlo, sólo utilizan instrumentos irlandeses. Aunque García empezó con la gaita gallega, ahora toca su versión irlandesa y una flauta, también irlandesa, llamada low whistle. A Pello García lo que le gusta de esta música a es su fuerza. "El sonido es muy enérgico, la técnica es un reto constante y, además, nunca deja indiferente a nadie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 18 de agosto de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50