Fuerte caída de la mortalidad en el fin de semana más temido por Tráfico

Solo 10 fallecidos hasta las ocho de la tarde frente a los 31 del año pasado

El fin de semana más temido del año en las carreteras, por la festividad del 15 de agosto, concluyó con 21 muertos menos que en los mismos días de 2009, lo que supone una reducción del 68%, justo después del peor fin de semana de 2010. Entre las tres de la tarde del pasado viernes y las ocho de la tarde de ayer, 10 personas perdieron la vida en otros tantos accidentes de tráfico. Hubo, además, 13 heridos, nueve de ellos graves. No obstante, hoy se conocerá el dato definitivo de siniestralidad, cuando la Dirección General de Tráfico (DGT) ofrezca las cifras totales de accidentes ocurridos hasta la medianoche de ayer.

En este fin de semana, con motivo de las fiestas patronales en gran parte de España, confluyeron en la carretera los ingredientes más peligrosos: "Los pequeños desplazamientos entre pueblos para ir a las fiestas, en las que uno toma copas", en palabras del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Este mes han muerto 14 personas menos que en el mismo periodo de 2009

El dramático recuerdo del 15 de agosto de 2009 puso en alerta máxima a la DGT. Su objetivo principal era evitar que se repitieran las cifras del año pasado: el fin de semana más trágico, con 31 muertos. El mismo día 15, con 18 víctimas mortales, también fue el más negro del año. Por ello, este año ha incrementado los medios que habitualmente emplea para controlar los aumentos de circulación de vehículos.

La DGT, que ante todo pidió a los conductores que extremaran la "prudencia" por el aumento de los desplazamientos -unos 4,9 millones-, movilizó casi a la totalidad de los miembros de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, unos 10.000 agentes, y a más de 600 efectivos de los centros de gestión de Tráfico.

El sábado fue el día que registró una mayor siniestralidad con seis víctimas mortales. Uno de los peores accidentes se produjo en la madrugada en O Barco de Valdeorras (Ourense), donde un joven de 21 años murió y otros cinco resultaron heridos de gravedad al precipitarse el vehículo en el que viajaban desde una altura de ocho metros, según la Guardia Civil de Tráfico.

En lo que va de agosto, han perdido la vida en la carretera 92 personas, 14 menos que en el mismo periodo de 2009. La cifra, por el momento, mejora los resultados de julio, que concluyó con 175 fallecimientos, tres menos que el año pasado, lo que convirtió julio en el mes de 2010 en el que menos se ha reducido la siniestralidad en la carretera.

Tráfico consideró que el frenazo pudo ser una consecuencia de la huelga de bolis caídos, la protesta con la que los agentes de Tráfico de la Guardia Civil dejaron de poner multas para reclamar la equiparación laboral con los miembros del Cuerpo Nacional de Policía, según confirmó la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC). Fuentes de este organismo aseguran que la huelga ya ha concluido.

Según el director de Tráfico, Pere Navarro, la tendencia a la baja en la cifra de muertos continúa y no hay motivo, pese a los datos de julio, para la alerta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 16 de agosto de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50