Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lidia

Un 'toro embolao' mata a un hombre

La víctima fue expulsada dos veces por ir borracho

Por dos veces le acompañaron a la salida del recorrido. No hizo caso. Regresó. Estaba bebido, según miembros de la peña organizadora, La Cuna. Y el toro le seccionó la yugular a las 0.50 del domingo, en la calle Mayor de Godella (Valencia), en el primer día de festejos de toro embolao, una modalidad de encierros que estos días se encuentra también en el centro de la polémica por la reciente prohibición de las corridas en Cataluña. La víctima tenía 46 años.

Según testigos presenciales, el hombre se quedó abrazado a una señal de tráfico, esperando que el toro pasara de largo. Era casi al final del recorrido. El toro, grande pero rápido y ligero, se paró frente a él. En los cuernos, acababan de prender por segunda vez las llamas de las bolas de fuego que les colocan los mozos. Le atacó de frente. El hombre se llevó las manos al pecho. Probablemente, por la quemadura. Y un instante después, lo enganchó por el costado y lo levantó del suelo. "Era ya como un muñeco, sin vida", refirió una testigo. El equipo médico que estaba en el festejo acudió a atenderle. Pero no pudo hacer nada por su vida.

En la comisión organizadora explicaron ayer que varios de los voluntarios, 20, de seguridad habían acompañado en dos ocasiones a la salida del recinto a la víctima "porque era evidente que no estaba en condiciones, daba muestras de estar bebido, pero volvió a entrar". El concejal de Servicios Municipales, Hermenegildo Estellés, explicó que el festejo contaba con todos los permisos y licencias, con las exigencias marcadas por la Generalitat, que recientemente expresó su voluntad de proteger la fiesta declarándola Bien de Interés (BIC).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de agosto de 2010