Celaá exige aclaraciones a Munilla por tildar de "fracaso" la educación

La consejera, quien pide una reunión, subraya el gran éxito escolar vasco

La consejera de Educación, Isabel Celaá expresó ayer su deseo de mantener un encuentro con el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, para "aclarar" una de las afirmaciones que el prelado realizó ayer durante su homilía, celebrada en la Basílica de Loyola con motivo de la festividad de San Ignacio. "En medio del fracaso educativo que padecemos en nuestros días es necesario recordar que la educación necesita de la esperanza, como la natación precisa del agua". Esta fue la frase concreta que Munilla, quien oficiaba por primera vez esta tradicional misa tras relevar a Juan María Uriarte, empleó ante la responsable de esa área en el Gobierno vasco, que acudió al acto por segundo año consecutivo en sustitución del lehendakari, que en esta ocasión se encontraba de viaje en EE UU.

"La educación necesita esperanza, como la natación el agua", dice el obispo
La consejera quiere saber si se refirió solo a la educación religiosa
Más información
Pasillo de los radicales
Un complicado protocolo

Al término de la ceremonia, Celaá le respondió que "nunca en la humanidad ha habido tanto acceso a la educación como hay ahora. Nuestro sistema universitario vasco goza de excelente salud", insistió. Además, subrayó que Euskadi tiene "unos ratios formidables de éxito escolar". Por tanto, reiteró su intención de "aclarar" con Munilla esa cuestión para saber si el obispo se refería "a la educación religiosa o a la dificultad de penetración de la religión en los jóvenes, una cuestión que ha de ser atendida por la propia Iglesia", zanjó la consejera.

En relación con la crisis económica, Celaá se refirió a la figura de San Ignacio de Loyola, "un vasco universal del que hay que aprender muchas cosas", que "vivió también en tiempos de crisis" y "nos enseñó a pensar en lo global, en lo universal y a salir de la crisis a través del conocimiento y la perspectiva global".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano recordó al patrón de Guipúzcoa como "una persona que, guardando sus raíces, ha tenido su perspectiva global", un "mensaje" que se puede aplicar en estos tiempos de crisis "económica y social", que los guipuzcoanos deben afrontar "guardando nuestra personalidad, pero saliendo fuera y siendo competitivos".

De tinte fundamentalmente religioso, la homilía de Munilla, a la que además de Celaá acudió Olano y el alcalde de Azpeitia, Julián Eizmendi (PNV), se centró en la "marcada tendencia colectiva actual a rebajar y domesticar el hecho religioso". En esa línea, el obispo denunció la "persecución" que en su opinión sufren "aquellos que actúan coherentemente con su fe católica". Asimismo, Munilla resaltó que en la actualidad la "incomprensión" de la sociedad no va dirigida "contra aquellos que han asumido el pensamiento único, en un pacto con lo políticamente correcto", que, según el prelado, hoy es ser "un poco frívolo o un poco religioso".

El prelado donostiarra, que estuvo acompañado del Nuncio Apostólico de Haití, Bernardito Auza, alertó de que se acepta que el hecho religioso "puede contribuir a la educación y a la estabilidad de una sociedad necesitada de valores" pero, al mismo tiempo, se pone "bajo sospecha" los planteamientos "de coherencia y de exigencia evangélica, que fácilmente son etiquetados injustamente como exagerados o como radicales".

Antes de la misa, Celaá fue recibida, junto a Olano, en el Ayuntamiento por Eizmendi. Seis ediles de la izquierda abertzale, entre los que se encontraba el ex alcalde de Azpeitia, Iñaki Errazkin (ANV), esperaban a la consejera con pequeños carteles con palabras como Paz, Diálogo, Derechos civiles y políticos y Palabra y Decisión escritos en euskera. Todos ellos iban ataviados con una camiseta en la que se podía leer el lema Udalbiltza aske -Udalbiltza libre- en alusión al proceso abierto contra la asamblea de electos de la izquierda abertzale.

Por otro lado, Celaá se refirió a la polémica sobra las corridas de toros, prohibidas en Cataluña a partir de 2012. La consejera abogó por no mezclar dicha cuestión con la política ni "aproximarse a esta situación por la prohibición". Agregó que el Ejecutivo vasco no tiene previsto "de momento" presentar ninguna iniciativa para debatir sobre esa cuestión.

De izquierda a derecha, el alcalde de Azpeitia Julián Eizmendi, el diputado general Markel Olano y la consejera de Educación, Isabel Celaá, ayer en la Basílica de Loiola en la tradicional conmemoración de San Ignacio,
De izquierda a derecha, el alcalde de Azpeitia Julián Eizmendi, el diputado general Markel Olano y la consejera de Educación, Isabel Celaá, ayer en la Basílica de Loiola en la tradicional conmemoración de San Ignacio,JESÚS URIARTE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS