Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC admite que el proyecto de Hereu hace aguas

Los socialistas no tienen candidato alternativo y ven difícil remontar

La preocupación de hace unos meses ha dejado paso a la alarma en la dirección del Partit dels Socialistes. Barcelona, la ciudad que han gobernado ininterrumpidamente desde hace 31 años se le escapa al PSC. Las encuestas así insisten en señalarlo, cada vez con mayor nitidez, y sin que el alcalde, Jordi Hereu, y su equipo parezcan capaces de impedirlo. Si bien la dirección del partido mantiene que la situación del PSC en Barcelona es inherente a la crisis económica, cada vez hay más voces que dan por hecho que el proyecto de Hereu está agotado y que se impone un cambio de proyecto y probablemente de caras.

Varios dirigentes del partido consultados por este periódico insisten en que hoy por hoy el PSC tiene un único candidato para Barcelona, que es Jordi Hereu. Pero muchos ya no tienen tan claro si Hereu seguirá siendo el único candidato más allá de otoño, cuando se celebrarán las elecciones catalanas, que tampoco se presentan nada fáciles para el PSC. Si los socialistas abandonan la Generalitat el abanico de alcaldables podría crecer exponencialmente por bien que el asunto es tabú en estos momentos.

En lo que sí hay consenso es en que Hereu lo tiene crudo para mantenerse como alcalde. "La crisis ha ayudado, pero hay un agotamiento difícil de gestionar. Hereu no sale de una para meterse en otra". Lo dice un dirigente del PSC que ve como un último aviso la encuesta municipal presentada esta semana y que vaticina una debacle para el PSC de Barcelona. Otro dirigente se refiere a la misma encuesta como "muy preocupante" y que obliga a una "reflexión de fondo". ¿Cambio de candidato? "Ahora no es el momento de hablar de esto", insiste.

José Montilla, líder del PSC y presidente de la Generalitat, ha evitado entrar en el asunto consciente que su reto es intentar salvar el Gobierno catalán. Montilla confía por ahora en Hereu y en la gestión al frente del partido en Barcelona que hace Carles Martí, primer secretario de la federación local y que tuvo que dimitir como teniente de alcalde por el fiasco de la consulta de la Diagonal. El estado de ánimo pesimista se respiró en la reunión de cuadros del partido en Barcelona celebrada el pasado lunes.

Reunión de cuadros

Los ánimos están bajos también en el grupo municipal socialista del Ayuntamiento. Viven desde la primavera pasada una dinámica de encadenar un episodio con otro. Crisis que les ha obligado a modificar el equipo de gobierno: además del cese de Martí, también han tenido que reorganizar Urbanismo por la inculpación del teniente de alcalde Ramon García Bragado en el caso del hotel del Palau, y a cambiar responsables en los distritos por la marcha de la independiente Itziar González y por el efecto del caso Palau.

En esas circunstancias, Hereu se ha visto obligado a dar más peso a piezas del gobierno que sin ser de su sanedrín -como Jordi William Carnes y Assumpta Escarp- tienen el grado de la veteranía para intentar evitar más vías de agua en la nave del gobierno. Pese a que la consigna entre los ediles socialistas es decir que todo se puede arreglar, las caras y las intervenciones de alguno de ellos dicen todo lo contrario.

La federación de Barcelona marca la diferencia y sigue apoyando a Hereu como único candidato así como su proyecto. "El problema que tenemos es que el electorado de CiU y el del PP está movilizado y el nuestro no", dicen fuentes de la dirección local que señalan que el hundimiento del PSC no se circunscribe a Barcelona. "En el conjunto del área metropolitana puede haber un fuerte batacazo ya en las autonómicas", afirman.

Trias, en "su momento"

Frente a los nubarrones que se ciernen sobre Jordi Hereu, Xavier Trias, presidente del grupo municipal de CiU, no tuvo reparos ayer en afirmar que estaba en "su mejor momento" para alcanzar la alcaldía de Barcelona. El líder nacionalista fue el único que aprobó en el sondeo municipal -un 5,2 de Trias frente a un 4,1 de Hereu- y ha logrado que su partido le saque 7,4 puntos al PSC. La caída de Hereu y de la intención de voto socialista, en opinión de Trias, tiene que ver con la forma de gobernar: "desde los despachos de la sede socialista de Nicaragua".

También reconoció que estando el panorama como está, si CiU no lograra la alcaldía en las municipales de la primavera próxima, el único responsable sería él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 2010

Más información