Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica pacta comprar Vivo a PT por 7.500 millones

La operadora portuguesa entrará en la brasileña Oi

La negociación ha dado sus frutos. Telefónica alcanzó anoche un acuerdo para comprar a Portugal Telecom (PT) su 50% de Brasilcel, la sociedad que controla Vivo, por 7.500 millones de euros, según informaron fuentes conocedoras de las negociaciones. El acuerdo tiene el visto bueno del Gobierno portugués que preside José Sócrates. Se pone fin así a una batalla empresarial que ha durado cerca de tres meses.

La compañía portuguesa aprovechará la mitad de los recursos que obtenga por la venta de Vivo para entrar en la también brasileña Oi a través de una ampliación de capital con la que pasará a controlar entre el 20% y el 25%. Está previsto que ambas operaciones se hagan públicas hoy. Esta madrugada no fue posible contactar con los portavoces oficiales de las empresas.

El precio final de la oferta es 350 millones superior al que fue aceptado por la junta de accionistas del pasado 30 de junio, pero que fue vetado por el Estado portugués mediante la acción de oro, declarada luego ilegal por el tribunal de la UE.

Aunque el 16 de julio se dieron oficialmente por rotas las negociaciones, los contactos han persistido y al final han fructificado. El objetivo último de Telefónica es fusionar Vivo con Telesp, su operadora de telefonía fija, pero esa operación no se hará de forma inmediata y de momento ambas compañías seguirán operando de forma independiente.

Telefónica ha optado finalmente por la vía del "diálogo y el entendimiento", como le pidió el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. La compañía española amenazó con instar la disolución de Brasilcel, pero sus servicios jurídicos eran conscientes de que el pacto solo preveía la ruptura de mutuo acuerdo, de modo que un arbitraje hubiera supuesto un proceso largo y de resultado incierto. La operación se ha cerrado finalmente dentro de los 12 días extra que PT había pedido a Telefónica para negociar y que la española, oficialmente, había rechazado.

El acuerdo se alcanzó anoche tras contactos al máximo nivel durante todo el día entre los ejecutivos de las empresas. Previamente, Luiz Inácio Lula da Silva había dado a Sócrates la venia para que PT entrase en el capital de Oi, controlada por el estado brasileño, según publicó el diario Folha de São Paulo.

La oferta final es un 31,5% superior a la de 5.700 millones que presentó el pasado 6 de mayo. A principios de junio ya había subido la oferta a 6.500 millones y la víspera de la junta, la elevó a 7.150 millones. Finalmente, los gestores de PT han logrado para sus accionistas 1.800 millones más de los que telefónica ofrecía inicialmente.

Telefónica quería tenerlo todo listo para el cierre de la operación. Por ello, ha cerrado el préstamo de 8.000 millones que negociaba con varios bancos, bajo la coordinación de Citigroup, informó Reuters. El crédito se divide en dos tramos. La mayor parte, 5.000 millones, tiene un vencimiento a tres años, y un margen de 65 puntos básicos sobre el Euríbor. El segundo, de 3.000 millones, está suscrito a cinco años, a un interés de 80 puntos básicos sobre el interbancario. El préstamo, que se ha cerrado con sobresuscripción y se podría formalizar en días, servirá para financiar la compra de Vivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 2010