Cobo alega que los espías de Aguirre tuvieron "carta blanca" para actuar

Su recurso detalla las pruebas ignoradas por la juez y el Gobierno regional

El recurso presentado el pasado martes por el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo (PP), contra el archivo de la investigación judicial sobre el espionaje que sufrió presuntamente a manos de agentes del Gobierno madrileño de Esperanza Aguirre (PP) asegura que en el Ejecutivo regional hubo "carta blanca, aparentemente" para esa actuación ilegal.

"El que impartió esas órdenes como autoridad o alto cargo de la Comunidad de Madrid estaba ordenando algo a sabiendas de su ilicitud, pues la contravigilancia ni corresponde a funcionarios de la Comunidad de Madrid, ni la propia estructura y competencias de la Dirección General de Seguridad -44 técnicos y seis asesores- podían quedar al antojo de su titular al margen del ordenamiento jurídico", afirma el letrado de Cobo en su escrito.

"Hay indicios más que suficientes de que hicieron partes y seguimientos"
"El que dio la orden lo hizo a sabiendas de su ilicitud", asegura su abogado
Más información

A partir de las pesquisas llevadas a cabo ya, el abogado del vicealcalde llega a una conclusión muy distinta de la juez: "Los imputados han estado recibiendo órdenes para realizar unos seguimientos que nada deberían tene que ver con su trabajo como funcionario público". Y añade: "En la instrucción, entendemos, falta la práctica de pruebas que, propuestas por las partes, no han sido proveídas; además hubo diligencias pedidas por el fiscal que no se practicaron por no dar cumplimiento a las mismas la Comunidad de Madrid".

Entre las pruebas vetadas por la juez figuran los datos sobre el uso de teléfonos móviles y vehículos oficiales por parte de los sospechosos en los meses del espionaje, y el coste que supuso para el erario público, elemento clave para valorar el posible delito de malversación. Pero el escrito también echa en falta en la investigación judicial otros muchos elementos.

Entre ellos, algunos datos sobre los posicionamientos de los ocho agentes investigados del consejero de Interior, Francisco Granados, en algunos días clave de los seguimientos. Por ejemplo, el 11 de abril, día en el que Cobo estuvo fuera de Madrid, y los espías lo buscaron sin éxito en su casa y despacho. "El parte refleja un dato que no era posible conocer, que Cobo no estaba en su domicilio y que no pernoctó en su casa", asegura el recurso.

En contra de la tesis de la juez de que los posicionamientos en el centro de Madrid no son fiables, destaca que el 8 de abril de 2008, "cuando el parte dice dónde se encuentran, juntos esta vez, C [Cobo] y P [Alfredo Prada, ex vicepresidente regional, también del PP], y a qué hora salen de la sede del partido, los móviles de [los asesores José Luis] Caro y [Antonio] Coronado delatan que también están allí. Y en ese lugar no hay ninguna consejería para vigilar". Uno de los acusados confesó a la juez que vigilaron la sede nacional del PP en la calle Génova.

El escrito evidencia que los posicionamientos de los móviles de los espías, que la juez ve poco fiables o casuales cuando se producen junto al despacho de Cobo, "siempre" conducen luego a Prada, en sus actos públicos y privados, "lo que no es ya tan explicable". Rebate además la tesis judicial de que los partes narran meras generalidades: "Lo que ya es más difícil de anticipar son los actos privados, las personas que acompañaban al señor Prada a los mismos, o los vehículos que se encontraban aparcados. Y desde luego, lo que resulta difícil es hacer coincidir los lugares y horas a los que aluden los partes con los lugares y horas en que las llamadas de los móviles usados por los imputados son recogidos por los repetidores". En este sentido, recuerda que se solicitó en vano investigar la base de datos de matrículas del Ministerio del Interior para saber qué agente consultó las placas incluidas en los partes.

"Existen indicios más que suficientes para determinar que los imputados han tenido una participación activa, tanto en los seguimientos como en la confección de los partes, sin que en la instrucción se hayan realizado las investigaciones precisas para determinar tales circunstancias", remacha el recurso.

Cobo (a la derecha), mira a Prada en una Ejecutiva Nacional del PP en marzo de 2009.
Cobo (a la derecha), mira a Prada en una Ejecutiva Nacional del PP en marzo de 2009.ÁLVARO GARCÍA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción