Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mariscadores de Arousa paralizan las obras de un pantalán que Portos atribuye a un 'error'

Mariscadores de Arousa detienen la obra y la Xunta alega que se equivocó

Portos de Galicia ha tenido que paralizar las obras del proyecto de una estación marítima en Vilanova de Arousa ante la oposición de los mariscadores de la zona. Los integrantes de la cofradía bloquearon el lunes la actuación de la maquinaria cuando los operarios se disponían a dragar en una concesión marisquera próxima a la lonja del puerto del lugar.

A primeras horas de la mañana del lunes, el despliegue de la maquinaria, grúas y los camiones que cargaban los pilares sobre los que iba a levantarse un pantalán, alertaron a los mariscadores de a pie y a flote que en menos de una hora se amotinaron a pie de obra. Al mismo tiempo, los manifestantes concentraro parte de los barcos en el muelle de Vilanova.

El organismo desplegó grúas y camiones, pero tuvo que retirarlos

"Nadie nos informó de qué se iba a hacer aquí", dicen en la cofradía

A pesar del despliegue de vehículos y maquinaria, nadie sabía en realidad cuál era el cometido de las máquinas en el muelle vilanovés. Ni la cofradía había sido informada del proyecto ni tampoco el Ayuntamiento, que se posicionó a favor de los manifestantes, garantizándoles, desde la alcaldía, que no se iba a drenar ningún banco marisquero para construir el pantalán. De hecho, fueron los propios operarios de Portos los que informaron a los mariscadores de que iban a drenar en punta del muelle para colocar los pilares de un pantalán flotante. En la infraestructura iba a ubicarse una estación para dar servicio al tráfico marítimo entre Vilanova de Arousa y A Pobra do Caramiñal.

La indignación de los manifestantes llegó al presidente de Portos de Galicia, José Manuel Álvarez Campana, que, según los mariscadores, "tuvo que pedir disculpas y rectificar". José Álvarez Campana se puso en contacto con el presidente de este sector en Vilanova, Jesús Alberto Martínez Vales, al que le comunicó que se trataba de "un error" en la ejecución del proyecto. Álvarez Campana se comprometió a revisar el proyecto y hacer algunas modificaciones, como el cambio de ubicación del pantalán. "Porque estamos hablando de una concesión marisquera que nos da de comer a los mariscadores y nadie nos consultó ni nos informó de lo qué se iba a hacer allí", se lamentó Martínez Vales. También la patrona mayor de la cofradía, Evangelina Lago, advirtió del "daño irreparable" que podría ocasionar el dragado en esa zona sensible al marisqueo y también exigió una explicación a los responsables del proyecto.

Al puerto se desplazó el delegado de zona de Portos de Galicia, que tranquilizó a los mariscadores tras reunirse con ellos durante más de una hora, en presencia del alcalde de la localidad, Gonzalo Durán. Fuentes del sector confirmaron que el ente autonómico se comprometió a modificar el proyecto para variar la instalación del pantalán y el punto de drenaje. El propio delegado territorial también reconoció que se había producido un error en la redacción del proyecto de pantalán. A las tres de la tarde, el puerto comenzaba a despejarse de barcos y manifestantes, después de que máquinas, grúas y camiones comenzaran a levantar todo el tinglado que habían montado a primera hora del lunes.

Los mariscadores de a pie y a flote de Vilanova de Arousa tienen previsto reunirse mañana para celebrar una asamblea a la que pretenden que asistan representantes de la cofradía y del Ayuntamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2010