El Ayuntamiento de Lleida cierra una mezquita por superar el aforo

El Ayuntamiento de Lleida, gobernado por el PSC, ordenó ayer el cierre cautelar del oratorio musulmán de la calle del Nord por superar ampliamente el aforo permitido. El local está situado en el barrio de la Avinguda del Segre, en los bajos de un edificio de viviendas que antiguamente fue utilizado como garaje de camiones. El decreto que ordena la suspensión provisional de la actividad en la mezquita del Nord, la que más fieles congrega de las dos que funcionan en la ciudad, se basa en la ley que regula los centros de culto, que establece el cierre de locales que infrinjan las normas exigidas hasta que cumplan los requisitos legales.

El 25 de junio, durante la oración del viernes, la Guardia Urbana realizó una inspección en el local y levantó un acta por exceso de aforo. Los agentes comprobaron que en el oratorio había más de 1.200 personas, cuatro veces más de lo permitido. Ese día varias decenas de fieles tuvieron que rezar en el espacio que hay entre la puerta y la acera de la calle, situación que se ha repetido en otras ocasiones.

El oratorio acogió un número de personas cuatro veces superior a lo permitido
Más información
A rezar a la calle
A rezar a la calle
Un imán de Lleida acusa al alcalde de buscar excusas para justificar el cierre de la mezquita
Grupos musulmanes de Lleida plantean construir una tercera mezquita con capacidad para mil personas
El Ayuntamiento de Lleida desprecinta la mezquita de la calle del Nord

Ante esta irregularidad, el Consistorio abrió un expediente disciplinario a los responsables de la asociación que regenta el local, la Unión y Cooperación Islámica de Lleida. La entidad ha sido sancionada cuatro veces en los dos últimos años por rebasar el aforo, por rezar en la calle y por exceso de ruido. Las multas no superaron los 400 euros. Desde hace dos semanas el colectivo celebra el rezo de los viernes baja una marquesina del recinto ferial de los Camps Elisis.

Sara Mestres, concejal de Seguridad Ciudadana, señala que, ante las reiteradas infracciones, el Consistorio se ha visto obligado a cerrar provisionalmente la mezquita, ya que el exceso de aforo "pone en situación de riesgo a las personas que hay en el interior del oratorio y dificulta su evacuación en caso de una emergencia". Los responsables del oratorio tienen 15 días para presentar alegaciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS