Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siria prohíbe el uso del 'niqab' en las universidades

La mujeres no podrán asistir a las universidades sirias con el rostro completamente cubierto por un burka o un niqab; el Ministerio de Educación del país los acaba de prohibir, según ha informado la agencia estatal Sana. Esta decisión llega justo cuando en muchos países europeos, incluido España, se está debatiendo la prohibición de este tipo de prendas en los lugares públicos para luchar contra lo que se considera un símbolo de discriminación y sometimiento de las mujeres.

Un miembro del ministerio sirio explicó que la prohibición afecta tanto a las universidades públicas como a las privadas del país. El veto, sin embargo, no afecta a los pañuelos con los que muchas mujeres sirias cubren su cabeza, pero que no les tapan la cara. El ministro de Educación del país, Ghiyath Barakat, explicó que ese tipo de vestimenta, en concreto el niqab (que cubre el cuerpo y deja solo al descubierto los ojos), va en contra de las tradiciones y los valores de las universidades sirias y que la prohibición responde a las peticiones de muchos padres y alumnos, según informa la BBC citando la web de información All4Syria.

Identidad laica

En realidad, el uso del niqab no está muy extendido en Siria, aunque ha aumentado de forma importante en los últimos tiempos Un crecimiento que, por supuesto, no ha pasado desapercibido para el Gobierno del país, un régimen autoritario y laico. El mes pasado, cientos de profesoras de primaria que visten esta prenda fueron trasladadas para hacer tareas administrativas, según varios medios locales. Un alto cargo del Ministerio de Educación que habló con la agencia AP añadió que la decisión de prohibir el niqab en las universidades sirias trata de preservar la identidad laica del país.

En 2009, el principal clérigo musulmán de Egipto, el jeque Mohamed Sayed Tantawi, prohibió a las estudiantes llevar el velo integral en la Universidad Al Azhar, y causó cierta indignación al decir que los musulmanes franceses deberían cumplir cualquier ley que Francia pudiera emitir prohibiendo el velo. La Asamblea Nacional francesa aprobó la semana pasada por aplastante mayoría la ley que prohibirá el uso del burka y el niqab en todo espacio público francés, incluida la calle. El texto deberá recibir el visto bueno del Consejo Constitucional y pasar por el Senado, en otoño, antes de entrar en vigor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 2010