Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AL CIERRE

¿Cuántas Cataluñas?

La significativa encuesta del Consell Audiovisual permite diversos comentarios. Al margen del ranking de televisiones y radios, es notable la segmentación de audiencias que se da a partir del sitio en el que se vive, de la edad y del lugar de nacimiento. La noticia no es tanto que TV-3 o Catalunya Ràdio sean las más escuchadas y bien consideradas, sino que eso sólo es así en parte del territorio. Simplificando, diríamos que a medida que la población de residencia es más grande, la edad es inferior y la proporción de personas nacidas fuera de Cataluña es mayor, el liderazgo de los medios en catalán es mucho menor o desaparece. En efecto, al margen de Barcelona ciudad, es así en el área metropolitana y en general en las poblaciones de más de 50.000 habitantes. Si nos fijamos en la edad, la franja de 18 a 34 años es en la que ese mismo liderazgo es también menos claro. Y si nos fijamos en el lugar de nacimiento, la cosa es mucho más clara. Del casi 50% que dice ver TV-3 entre los nacidos en Cataluña, pasamos al 13% entre los que han nacido en el resto de España, o al 6% entre los nacidos en otras partes del mundo. Y en el caso de la radio, desciende al 8% entre los nacidos fuera de Cataluña o de España.

¿Cómo interpretar esos resultados? Una primera conclusión sería decir que ello confirma algo ya sabido. Pero, es evidente que en el actual escenario, con un incremento de la tensión sobre las perspectivas de futuro político del autogobierno catalán y con un debate no cerrado sobre la normalización lingüística, lo que la encuesta confirma es que queda mucho esfuerzo por hacer. A pesar de todo, lo significativo es que más del 90% de los encuestados no considera excesiva la presencia del catalán ni en la televisión ni en la radio. Y no es sólo porque no vean o escuchen televisión o radio en catalán, ya que los porcentajes que consideran adecuada su presencia son muy superiores a los que siguen a los medios hablados en catalán. En resumen, la realidad lingüístico-mediática es significativamente plural, y siendo ello positivo, debería seguir siendo objeto de atención y análisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de julio de 2010