Reportaje:

"La educación es el mayor desafío de América Latina"

El ex presidente Sanguinetti pide una Universidad a la "altura de los tiempos"

"Entre 2003 y 2008, Latinoamérica ha vivido los mejores años desde que Colón llegó a las Antillas", señaló el pasado lunes el ex presidente de Uruguay, Julio María Sanguinetti, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. El ex mandatario, que gobernó en dos ocasiones (entre 1985-1990 y entre 1995-2000), comenzó así su análisis sobre la buena salud de la economía en América Latina. Para Sanguinetti, esa bonanza se basa en el surgimiento de China como mercado demandante y también en la productividad norteamericana, centrada en la innovación tecnológica.

La consecuencia de una etapa próspera es que se refuerza la democracia, y también la economía de mercado, afirmó. "El socialismo del siglo XXI es solo un rótulo", declaró, y puso a China como ejemplo para ilustrar que "la estabilidad política, la seguridad jurídica y la previsibilidad económica" son los tres factores que atraen la inversión.

Más información
El Banco Mundial mejora las previsiones de crecimiento de América Latina para 2010

Siguiendo su estela, está América Latina. Aunque no todos los países hayan sabido aprovechar la ocasión. El político citó a Venezuela, donde la prosperidad económica no se tradujo en mayores inversiones en educación y verdadero desarrollo. Sanguinetti también recurrió a Venezuela como ejemplo de uno de los puntos frágiles de las democracias de la región: el populismo. "Surge en una democracia donde la asamblea en la calle sustituye al parlamento", explicó y subrayó la represión informativa que se oculta bajo la fachada de democracia en el país que preside Hugo Chávez.

Los otros males que, según el ex mandatario, aquejan a las democracias latinoamericanas, son la "tentación reeleccionista" de los líderes, como en el caso de Colombia, donde el poder judicial puso freno a las aspiraciones de Álvaro Uribe, y la fragmentación de la sociedad. Sanguinetti aludió al narcotráfico en México y apoyó a Calderón: "El presidente emprendió la batalla contra el narco y hoy México vive lo que Colombia hace 20 años. Pero había que hacerlo. Va a ser una guerra penosa, pero no se podía seguir barriendo debajo de la alfombra".

El ex mandatario situó el mayor desafío de América Latina en la educación y criticó las universidades en las que imperan "las utopías regresivas", contrarias a la economía de mercado y a la globalización. "No están a la altura de los tiempos".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sanguinetti concluyó su repaso a los problemas de la región con una crítica a organizaciones como Mercosur (Mercado Común del Sur) y Unasur (Unión de Naciones Suramericanas). La primera por estar "estancada" y la segunda por ser una versión excluyente de América Latina. "Yo no me siento sudamericano. ¿Qué me separa de un mexicano?", se preguntó.

El ex mandatario uruguayo Sanguinetti (izquierda) y el presidente de la Fundación Barcenillas, Francisco Pérez.
El ex mandatario uruguayo Sanguinetti (izquierda) y el presidente de la Fundación Barcenillas, Francisco Pérez.P. H.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS