La crisis en los mercados financieros

España hará públicos más datos de bancos y cajas que el resto de la UE

Habrá un "ejercicio adicional de transparencia", dice Salgado - Pedirá a Bruselas prorrogar el FROB por si hay "alguna necesidad adicional" tras las pruebas

España quiere despejar todas las dudas sobre la solvencia de sus entidades financieras. Con este objetivo, además de los datos que se han comprometido a divulgar los demás Estados miembros, sobre sus bancos y cajas, España hará "un ejercicio adicional de transparencia" según anunció ayer la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado. El examen de España también será más extenso al publicar los datos del 95% de su sistema financiero, mientras que la media de la UE será solo del 60%. Por otra parte España pedirá a la Comisión Europea una prórroga del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, (FROB), en los próximos días, "como medida de precaución", según precisó Salgado, tras la reunión del Consejo de Ministros de Economía de la UE.

Las cifras que se manejan sobre recapitalización "son exageradas"
Los Presupuestos de 2011 detallarán las medidas adicionales de ajuste

Más información

Salgado señaló su propósito de pedir una ampliación del FROB tras las pruebas de resistencia (stress test) a las entidades financieras que se darán a conocer el próximo 23 "en la eventualidad de que pudiera resultar alguna necesidad adicional", que en su opinión "no sería demasiado importante". En paralelo, como adelantó ayer este diario, el Gobierno ha modificado la normativa del FROB para que también pueda, excepcionalmente, recapitalizar entidades viables y solventes que "pudieran no ser lo bastante resistentes en contextos significativamente adversos". La modificación se ha incluido en el decreto ley sobre las cajas y permitirá recapitalizar las entidades que saquen mala nota en las pruebas, con el objetivo declarado de "incrementar la confianza del mercado en esas entidades".

Las pruebas de resistencia consisten en simulaciones sobre la capacidad de bancos y cajas para enfrentarse a un deterioro general de la economía. Consideran, por ejemplo, qué efectos tendría en las entidades analizadas una caída del producto interior bruto, (PIB) del 3%, respecto a las previsiones de la Comisión, y las repercusiones que tendría en cierre de empresas, aumento del desempleo y por tanto incremento de impago de créditos con las consecuentes pérdidas.

Salgado explicó que el acuerdo adoptado es que los resultados publicados sean los mismos para todos los países: El capital básico; los activos ponderados por riesgo; las pérdidas por activos financieros, distinguiendo entre hogares y empresas; la exposición a la deuda soberana y el capital resultante después de las ayudas públicas recibidas. Sin embargo, precisó que España dará a conocer más datos "desagregando además de manera más detallada algunos parámetros como los activos y las pérdidas". En los créditos a los hogares "distinguirá entre las hipotecas y los créditos al consumo".

Aunque el ministro de Finanzas de Bélgica, Didier Reynders, aseguró "la voluntad de hacer la publicación (de los stress test) de la manera más transparente posible", existen, no obstante, todavía importantes dudas sobre qué datos se harán públicos. El ministro de Finanzas de Suecia, Anders Borg, precisó que "todavía estamos tratando qué es lo que vamos a publicar de los stress test". Su colega francesa Christine Lagarde dijo que para adoptar una decisión final todavía podría hacer falta una teleconferencia de ministros de Finanzas el 22.

Francia es reacia a publicar los datos que miden la exposición de los bancos a la deuda soberana, y destacó las dificultades de establecer un criterio armonizado en la UE sobre el Tier 1, o capital básico, constituido por capital y reservas. Alemania apoya la publicación de la exposición a la deuda soberana, mientras que España y Reino Unido abogan por la máxima transparencia.

En el caso de España, la vicepresidenta aseguró que las cifras que manejan algunos analistas sobre las necesidades de recapitalización "son de todo punto exageradas". El Royal Bank of Scotland publicó el pasado lunes un informe que indicaba que las entidades españolas tienen una necesidad de recapitalización de unos 50.000 millones.

Hasta ahora la crisis financiera en España ha precisado unos 15.000 millones de euros de los cuales 11.000 millones han sido aportados por el FROB y el resto por el Fondo de Garantía. El potencial del FROB es de 99.000 millones. En este sentido, la vicepresidenta precisó ayer que la cuantía del "FROB es varias veces sobrante en algún múltiplo", por lo que consideró "que va a ser necesaria una cantidad muy inferior".

Por otra parte, los ministros confirmaron la petición de la Comisión a España para que Madrid detalle el ajuste adicional del 0,75% para 2011 (unos 8.000 millones). La vicepresidenta recordó que Bruselas ya estaba de acuerdo en que estas medidas se detallarían en los próximos Presupuestos para 2011. Una parte muy relevante de este ajuste adicional recaerá sobre las comunidades autónomas. En este sentido, Salgado recordó que el asunto ya había sido tratado en el último Consejo de Política fiscal y Financiera.

Por otra parte, España pasó "con buena nota" el examen de Competitividad realizado por la UE, según manifestó la vicepresidenta. Las pruebas empezaron el pasado febrero y en ellas se puso de manifiesto la necesidad de que España realizase importantes reformas estructurales. Salgado precisó que España ha puesto en marcha la reforma laboral, cuyo contenido explicó ayer a los ministros.

Salgado conversa con el comisario Olli Rehn (izquierda), el ministro belga Didier Reynders y el británico George Osborne, ayer en el Ecofin.
Salgado conversa con el comisario Olli Rehn (izquierda), el ministro belga Didier Reynders y el británico George Osborne, ayer en el Ecofin.REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de julio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50