Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España acapara un tercio de los bancos analizados por la UE

Salgado y Fainé avanzan en la reforma de la ley de cajas

Ya es oficial. España será el país que más entidades someta a las pruebas de resistencia (stress test en terminología anglosajona). La lista oficial se compone de 91 entidades de las que 27 serán españolas, casi un tercio. Ocho son bancos y las 19 cajas. El siguiente que más aporta es Alemania, con 14 entidades, de los cuales cinco son landesbank (bancos propiedad de los Estados regionales).

España quiere demostrar a los mercados que se equivocan cuando dudan de la solvencia de las entidades. Por eso ha decidido poner bajo la lupa del comité de supervisores bancarios europeos (CEBS, por sus siglas en inglés) a prácticamente todo el sistema financiero. En las 27 entidades están todas las agrupaciones de cajas (SIP) y las que han quedado por libre, incluidas Ontinyent y Pollensa.

Las pruebas incluyen la depreciación del 3% de la deuda soberana española

El CEBS ya ha bautizado a la unión de Caja Madrid y Bancaja con la denominación de Júpiter. A la de Caixa Catalunya la llama Diada, a las gallegas Breogan, a la de Murcia Mare Nostrum y a la de Caja Duero y España, Espiga. Entre los bancos están los dos grandes, Santander (el que mejor ha quedado en la última prueba de resistencia) y el BBVA, junto con el Popular, Sabadell, Bankinter y Pastor.

El CEBS explica que el alcance de las pruebas se ha ampliado respecto a la previsión inicial para incluir no solo a los principales bancos europeos transfronterizos, sino también algunas de las entidades nacionales de crédito "claves" en Europa. El Comité de Supervisores publicará los resultados de las pruebas el 23 de julio.

Sobre las pruebas comentó que se verá el efecto en la solvencia de las entidades de un crecimiento del PIB europeo tres puntos por debajo del previsto por la Comisión Europea durante dos años. Según Bloomberg, también se verá el efecto de una depreciación del 3% del valor de la deuda soberana española y del 17% de la griega. Esto dañará a los bancos franceses y alemanes, los que más bonos griegos han comprado. También se analizará el efecto de una subida de la inflación y del paro.

Por otro lado, Elena Salgado, vicepresidenta y ministra de Economía, mantuvo ayer una reunión con Isidro Fainé, presidente de La Caixa y de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) para concretar aspectos de la reforma de la ley de cajas. A la vez, la comisión ejecutiva de la CECA mantuvo otra reunión con José Manuel Campa, secretario de Estado de Economía, y el subgobernador, Javier Aríztegui.

El Gobierno quiere acelerar la aprobación de la reforma de las cajas y busca el máximo consenso político, aunque la clave la tendrá el PP. No se espera un desmarque del PP porque tanto Fainé como Rodrigo Rato, han hablado con Mariano Rajoy y confían en su apoyo. El Gobierno prepara un real decreto ley que se podría aprobar en el Congreso la tercera semana de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de julio de 2010