Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los libros digitales llegarán el próximo curso a 100.000 alumnos de secundaria

El big bang de los libros digitales en las aulas tiene cada mayor perímetro. Ya son 100.000 los alumnos, de 539 centros de secundaria, que estudiarán todo el curso y todas las materias con libros digitales u ordenador portátil el curso próximo.

Las previsiones anteriores señalaban que 80.000 alumnos y 527 centros dejarían los libros de papel y se pasarían a los digitales. Para este cambio en la forma de enseñar y aprender han recibido formación casi 14.000 profesores, según el Departamento de Educación.

El cambio está previsto en el Proyecto 1x1 -es decir, un alumno, un ordenador-, que coordinan en el Departamento de Educación David Medina y Xavier Kirchner.

Medina explica que ya hay 39 editoriales que tienen a disposición de los profesores y alumnos libros digitales. Los centros están examinando el material este mes para elegirlos. Los alumnos se ahorran los tradicionales libros de papel y la Generalitat dará a cada estudiante 30 euros por curso para libros digitales.

Hay seis editoriales que ofrecen lotes de libros que cubren un curso completo por 30 euros. El alumno no tendrá que preocuparse de pagar si no supera los 30 euros por año. Si los supera, deberá pagar la diferencia a través del móvil, mediante una transferencia por Internet o en una entidad financiera, dice Medina.

Este mes se adjudicará a una empresa la plataforma tecnológica que hará posible el tráfico de pedidos y los códigos para acceder al material. Según explicó Kirchner, la plataforma, que tendrá un banco adscrito para realizar los pagos, empezará a funcionar en septiembre, con el inicio del curso, que este año se adelanta al 7 de septiembre.

Tener o no libros digitales sigue siendo decisión de los centros, pero cada vez son más los que los tienen. Los centros que trabajarán con ordenador y libros digitales son el 80% de los públicos de secundaria y el 30% de los privados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de julio de 2010