Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El Estatuto ya tiene sentencia

CiU rescata la idea del "derecho a decidir"

Quien esperase una reacción incendiaria en Cataluña por el recorte, aunque moderado, del Estatuto se quedó ayer con las ganas. La Diputación de Lleida quitó la bandera española y dejó la catalana a media asta en señal de luto por el Estatuto. Pero a excepción de Esquerra Republicana de Catalunya, que lanzó una campaña titulada "Adiós España", todos los partidos contuvieron la respiración a la espera de lo que haga José Montilla y de ver si, pese a la dureza de la crisis económica, hay una reacción popular importante a favor del Estatuto. Las propuestas maximalistas de meses atrás han quedado de momento en el cajón y, por ejemplo, ningún partido habla por ahora de incluir en su programa otra reforma del Estatuto la próxima legislatura, tras las elecciones de otoño.

Convergència i Unió escenificó su rechazo a la sentencia sacando del cajón su vieja idea del "derecho a decidir", un concepto nebuloso a medio camino de la reclamación de la autodeterminación de Cataluña y de la petición de más autonomía, al que los dirigentes nacionalistas recurren cuando quieren debilitar a ERC. Fue el líder de CiU, Artur Mas, quien recuperó la idea. Lo hizo en una comparecencia con Josep Antoni Duran, que habitualmente rehuye este tipo de reclamaciones para no desdibujar la imagen de hombre de Estado que suele cultivar en el Congreso. Duran no exhibió ayer síntomas de contrariedad. Mas y Duran creen que el fallo del Constitucional pone fin a la "interpretación amplia y flexible" del título autonómico de la Constitución, por lo cual la decisión del tribunal no solo afecta a Cataluña "sino también a España".

Aunque la noche del lunes Mas pidió que se adelantaran las elecciones autonómicas, ayer no hubo referencias directas a ello. Ni Duran ni Mas especificaron cuáles deben ser las "nuevas vías", aunque dijeron que la federación las irá "desgranando" en los próximos meses. Ambos líderes hablaron de la necesidad de que el próximo Gobierno catalán sea "fuerte, estable y serio", y que una de sus tareas, además de la de mejorar las condiciones económicas, sea "sentar unas nuevas bases de relación con el Estado", aprovechando "todos los instrumentos" a su alcance.

CiU también culpó por igual al PSOE y al PP de la decisión del Constitucional, pues según esta formación son los dos partidos estatales los responsables del bloqueo de la renovación de los miembros del alto tribunal. Duran aprovechó para agregar que eso es algo que "desde el PSC a veces se olvida".

Los nacionalistas de Artur Mas esperan que la sentencia sea el golpe definitivo al Gobierno tripartito catalán, por eso son extremadamente cautos en sus acciones. Además, la sentencia del Estatuto les viene como anillo al dedo para desviar la atención de la comisión de investigación en el parlamento autónomo, que hurga día sí y día también en la supuesta financiación irregular de CDC a través del Palau de la Música en tiempos de Fèlix Millet.

Y, además, a finales de esta semana puede aparecer un nuevo nubarrón en el horizonte de CiU. El ex presidente del Barça Joan Laporta anunciará probablemente que se presenta a las elecciones catalanas. Aunque CiU está fuerte en las encuestas y Laporta no parece convencer más que a los independentistas desencantados con ERC, en el entorno de Mas hay cierto temor a que la candidatura del ex presidente barcelonista reste potencia a su campaña. Si Laporta acaba presentándose, habrán fracasado los intentos de CiU de evitar la fragmentación del espacio soberanista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de junio de 2010