Zapatero reconoce que la reforma laboral requerirá "concreción"

El PP apurará al plazo de enmiendas antes de mostrar su alternativa

Las críticas sobre la ambigüedad de algunos aspectos de la reforma laboral han hecho mella en el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que tiene toda la disposición a redactar apartados esenciales con más precisión que la aprobada en el real decreto. "Es necesaria una mayor concreción y la habrá", aseguran que dijo ayer el presidente en la reunión de la ejecutiva del PSOE.

En la ejecutiva y en el Gobierno se reconoce que las causas del despido objetivo hay que precisarlas ya que si no la inseguridad jurídica está servida. Los jueces deben tener en su mano unas razones claras para permitir a las empresas que despiden a sus trabajadores, señalan miembros de la dirección socialista.

En esta reunión, a la que acudió desde el aeropuerto procedente de Toronto donde se había celebrado la Cumbre del G-20, el presidente dio por seguro que el proyecto de ley con la reforma estará aprobado definitivamente a últimos del mes de agosto o en los primeros días de septiembre. En efecto, la dirección del Grupo Parlamentario Socialista, tanto en el Congreso como en el Senado, ha hecho los cálculos para que así sea.

De entrada, en el Congreso el plazo de presentación de enmiendas termina el próximo 14 de julio y, hasta entonces, el PP no dará a conocer sus propuestas. La cúpula de este partido, reunida ayer en su habitual sesión de maitines de cada lunes, analizó con detalle su estrategia en la negociación de la reforma laboral y concluyó que no es prudente dar a conocer por ahora su alternativa en el asunto más polémico: el de la reforma del despido y de los contratos temporales. Preguntada varias veces por este asunto, la secretaria general, Dolores de Cospedal, insistió en que el PP agotará el plazo hasta el 14 de julio antes de dar a conocer sus enmiendas sobre este punto, que dejarán en evidencia su alternativa.

De momento, el PP se limita a pedir "claridad" al Gobierno en sus propuestas para reformar el despido, pero sin aclarar su alternativa. Los populares insisten en que, más que este asunto tan polémico, a ellos les interesa que la reforma contenga cambios en la negociación colectiva y la formación profesional, aunque el PP tampoco ha concretado con precisión qué reformas plantea.

Del pacto con el PP para congelar la subida de las tarifas eléctricas y del devenir de un acuerdo más amplio sobre la energía, también se habló en la ejecutiva del PSOE. "Se abre una posibilidad pero hay que aproximarse a los temas concretos poco a poco". Estas palabras cautelosas se las atribuyen miembros de la ejecutiva a Zapatero. Ahora bien, ayer empezaron a surgir las dudas en destacados dirigentes del PSOE sobre la viabilidad de un pacto global. En alto expresó sus temores la secretaria de Organización, Leire Pajín. "Hemos observado que el PP empieza ya a poner condiciones...". Esas condiciones se concentran en la exigencia de que el Gobierno cambie su visión sobre la energía nuclear y retrase, por ejemplo, el cierre de la central de Santa María de Garoña (Burgos).

La ley, en agosto

- El plazo de enmiendas al proyecto de ley termina el 5 julio, con posibilidad de ampliarlo hasta el 14 de julio.

- El debate de totalidad será entre el 21 y 22 de julio.

- El informe de la ponencia estará el 26 de julio.

- Se aprobará en Comisión entre el 29 y el 30 de julio.

- El proyecto se tramitará en el Senado en agosto. Se aprobará a finales de mes en sesión extraordinaria o el 9 de septiembre en ordinaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de junio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50