Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primeras dimisiones en el caso de los espías

Un testimonio clave que apunta al corazón del Gobierno regional

Yolanda Laviana lleva 11 años como secretaria de confianza de altos cargos del PP. Primero estuvo con Esperanza Aguirre, que no solo la colocó en el despacho de la Presidencia del Senado en 1999 sino que nombró a su marido, Sergio Gamón, director general de Seguridad de la Comunidad de Madrid en 2006 e hizo a su hija concejal del PP en Fuenlabrada.

Aguirre siguió protegiéndola mucho después. En 2005, Laviana pasó a Telemadrid como secretaria del director general, Manuel Soriano, ex jefe de prensa de Aguirre. Hasta ayer, Laviana continuaba como secretaria de Soriano, pero ya en la presidencia de Telemadrid.

Aguirre siempre ha respetado a Yolanda Laviana y ha confiado en ella. Hasta el punto de que su testimonio resultó clave en el proceso judicial abierto a Soriano por supuesto acoso sexual a una secretaria. Laviana, que trabajaba junto a la denunciante, declaró a favor de Soriano. Y Aguirre reconoció el valor de ese testimonio y pidió expresamente que se cuidara a la familia Laviana / Gamón.

Pero ahora, cuando otro testimonio de Laviana, en pleno proceso de divorcio con Gamón, ha puesto bajo sospecha a su vicepresidente Ignacio González, e indirectamente a ella misma, Aguirre ha optado por despedir de Telemadrid a la mujer en la que tanto confiaba. Un despido improcedente, según el documento que facilitaron ayer a Laviana para ponerla de patitas en la calle.

Laviana ha declarado a EL PAÍS que su ex marido espió al que entonces era vicepresidente regional, Alfredo Prada, e informó de todo a Ignacio González, supuesto jefe de la trama de espionaje. Laviana salva a Granados, el consejero de Interior bajo cuyo mandato se produjeron los espionajes conocidos a Prada y Cobo. Aunque no del todo, pues lo considera el instrumento útil, el cómplice necesario de su marido que le dejó hacer sin preguntarle nada. Las respuestas había que dárselas a González.

Gamón, por otra parte, debía su puesto a una sola persona: Esperanza Aguirre. La investigación determinará si espiaba para ella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 2010