Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:16ª corona de la NBA para los Lakers

"No habríamos ganado sin Pau"

Bryant elogia ante el público del Staples la colosal actuación del pívot español

La nube de confeti todavía caía sobre la cancha del Staples Center cuando Kobe Bryant tomó el micrófono y, en calidad de mejor jugador de las finales (mvp) por segundo año consecutivo, se dirigió a la afición de los Lakers e hizo expreso reconocimiento de la sensacional actuación de Pau Gasol: "No tengo palabras. No habríamos ganado sin él". Atronó entonces la grada, donde cada vez se ven más camisetas con el 16 de Gasol, que lloró abrazado a Mbenga y todos sus compañeros. La estrella, el hombre de los cinco anillos, que iguala los de Magic Johnson y está empeñado en superar los seis del legendario Michael Jordan, no tuvo reparos en subrayar la trascendencia de Pau en el segundo anillo consecutivo del conjunto angelino, el quinto en los últimos 11 años.

Gasol sumó 19 puntos y 18 rebotes, pero sobre todo aportó inteligencia al juego y una serie de acciones cruciales en los últimos instantes, como un tapón a Pierce y un rebote ofensivo tras un fallo de Bryant que, acto seguido, permitió a este acudir a la línea de los tiros libres. "Nuestro mejor jugador es Bryant. Hoy no ha estado muy acertado en el tiro, pero ha luchado y ha estado excelente al final al anotar los tiros libres decisivos. Por eso es el mvp y, probablemente, el mejor del mundo", dijo.

Bañado en champán, con un botellón en la mano, Gasol no dejó de recordar la amarga derrota en la final de hace dos años, también ante los Celtics, en un último partido que perdieron los Lakers por 39 puntos: "Aquello nos fortaleció. Ganar un anillo es maravilloso y ganarlo ante los Celtics tiene un valor añadido por la rivalidad y la historia. Es la mayor satisfacción que podemos alcanzar como equipo".

Desde que fichó por los Lakers, en febrero de 2008, Gasol suma dos años y medio de resultados casi perfectos: tres finales, dos anillos y tres veces all-star, además de la plata olímpica y el oro europeo con España en Polonia, donde fue el mvp.

En los pasillos del Staples le aguardaban sus padres, sus dos hermanos y su novia. La espera se hizo larga. "¡Eres grande, eres mi hombre!", le soltó Derek Fisher cuando se cruzaron por el pasillo. Pau siguió con sus declaraciones. "Somos campeones y queremos mantener esta línea", concluyó abogando por una continuidad que dependerá en primera instancia de la situación de Phil Jackson. El técnico debe someterse a unas pruebas médicas para ver si su maltrecha rodilla le permite seguir en el puesto que le ha dado 11 anillos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de junio de 2010