Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Otro desliz de Oscar

La fecha de estreno puede marcar una crítica. Si este texto se hubiese escrito el 20 de noviembre de 2009, cuando The blind side comenzó a exhibirse en EE UU, hubiésemos hablado en los siguientes términos: John Lee Hancock, habituado al cine deportivo, subraya aún más las intenciones familiares de The Rookie (2002) acudiendo a una retahíla de lugares comunes sobre la salida de la miseria social a través del triunfo deportivo y el esfuerzo colegial; la visión de la drogadicción, del acogimiento de un ser desamparado y del matonismo colegial parece destinada a espectadores de no más de 12 años, bajando el listón emocional al nivel del cine de las siestas televisivas del fin de semana; por otro lado, Sandra Bullock se aleja de su habitual rol cómico con un papel en el que se le intuyen posibilidades en trabajos de corte dramático.

THE BLIND SIDE

Dirección: John Lee Hancock. Intérpretes: Sandra Bullock, Quinton Aaron, Tim McGraw, Jae Head.

Género: drama. EE UU, 2009.

Duración: 129 minutos.

Sin embargo, The blind side se estrena hoy tras ser una de las 10 candidatas al Oscar de mejor película del año y ganar Bullock el de interpretación, así que la condescendencia se va a tomar viento: que semejante pastel, mentiroso, melifluo y fariseo formara parte de la noche de los Oscar demuestra que Hollywood se dirige hacia su suicidio artístico, industrial y ético, mientras los familiares de Bette Davis, Katharine Hepburn e Ingrid Bergman deberían devolver sus estatuillas a la Academia a portes debidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de junio de 2010