Reportaje:PROPUESTAS

Delirio a los pies del Teide

Al sur de Tenerife, la escenografía de un faro une terrazas y discoteca a ritmo de DJ

El Faro Chill Art es una creación lúdica y diferente en el mundo de los locales de copas. Una experiencia sensorial, batidora de ritmos que sorprende encontrar en Costa Adeje, al sur de Tenerife, y no en Ibiza.

El local jamás alojó faro alguno, a pesar de que su posición destacada y adelantada sobre el Atlántico así lo sugiera. Desde el número de jarrones y el ritmo decorativo de la escalera, este lounge club que se transforma en discoteca a medianoche esconde una simbología pergeñada por el socio-artista Diego Cano, Dedi, quien no en vano creció en Grecia. En la página web (www.faro.chillart.org) se desvela con precisión arqueológica todo este arcano decorativo. Las etapas de la vida, valga el ejemplo, se reproducen con alegorías a través de obras originales de artistas canarios.

Más información
Un 'chill out' con óptica giratoria

El espacio de la entrada, la zona llamada Zen, con su fuente y alfombra de LED, es punto de encuentro para parlotear y atisbar quién pincha. El faro -a cuyos pies se extiende la terraza Ítaca- no emite destellos para evitar naufragios, pero sí es visible por cualquiera que navegue donde se dan cita Playa Fanabé y Puerto Colón. Y es que su torre octogonal -pura recreación decorativa- muta de color al compás del perfil de la terraza, que no es sino un barra acristalada de leds. El momento álgido en el Faro Chill Art, en especial los domingos, llega con la puesta de sol, cuando resuena el chillout a cielo abierto con el ángulo de visión de 360 grados, que permite ver derrumbarse el sol por La Gomera. Para derretirse. Las olas se recrean en el mobiliario y las palapas balinesas siguen el modelo de los reservados. Hay más de ochenta combinados donde elegir; el mojito frozen (granizado; 8 euros), el más recomendable.

Un mar electrónico

Bajo la explanada farera, Terraza la Griega, otro espacio del local, es la glamourización del concepto de terraza tanto por su mobiliario blanco como por sus cojines coloristas: donde mejor se funden las melodías electrónicas con el arrullo del mar. Constituye la salida al exterior de la barra Omega, discotequera por excelencia. Jacobo Padilla comanda al combo de pichadiscos encargados de generar buenrollismo, al que se suman los fines de semana performances y gogós. Atención también al trabajo del visual jockey, el responsable de los vídeos que se ven en 12 pantallas repartidas por el recinto. Por la noche, en especial los sábados, el house repiquetea con ahínco.

¿Buceamos en pequeños detalles? Gracias a los 24 altavoces, la intensidad sonora nunca baja de un decibelio en todo el recinto. Hasta se cuida el sentido olfativo: por el conducto de ventilación se esparcen aromas primaverales muy sutiles para evitar alergias.

En la zona wifi se proyectarán en pantalla gigante todos los partidos del Mundial de fútbol. Conciertos, actuaciones, magia humorística. El 18 de junio arranca el primer fiestón del verano, con el colombiano DJ Bee generando funky a mansalva; el 25 de junio se hará un despliegue de coctelería acrobática a caballo entre malabarismos y flameados. Para agosto están programadas la Ladies Night (stripper incluido), la fiesta italiana del Ferragosto y una sesentera Flower Power.

Más propuestas e información en la Guía de Canarias

Pista de baile del Faro Chill Art, local nocturno en Costa Adeje.
Pista de baile del Faro Chill Art, local nocturno en Costa Adeje.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS